Semanario de LA VERDAD
 
 
 



Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Foto


Después de ocho ediciones, el Certamen Internacional de Poesía Ciudad de Torrevieja se encuentra plenamente consolidado en el ámbito de la creación poética, tanta española como internacional, como lo demuestra el hecho incuestionable de la cada vez mayor calidad y cantidad de los trabajos presentados al mismo. Entre todos ellos, el ganador de la edición del año 2003 ha sido Pedro Javier Martínez, un alicantino de nacimiento, afincado en la ciudad murciana de Águilas, y miembro de ese rico venero literario que es el grupo poético Espartaria, del que es cofundador y al que también pertenece Juan Ramón Barat, ganador del pasado año.

Pedro Javier Martínez es licenciado en Arte Dramático, actor, periodista y, sobre todo, poeta, como lo demuestra su libro Jinetes de lo impuro, con el que ha conseguido este suculento premio poético y, a mi juicio, la culminación de su trayectoria poética, al tratarse de un libro de madurez, con unos hermosos y sentidos poemas, sólidos, consistentes y muy bien elaborados, gracias a los cuales el autor, desde la atalaya de sus setenta años, contempla el recorrido vital de la existencia humana, desde los orígenes hasta el final de la misma.

Así, el poemario se estructura en cuatro partes -los cuatro jinetes-, con dieciséis poemas cada una. La primera, con el título de Arcanos, arranca con la creación del hombre, la lucha por la vida y la difícil misión del poeta, destinado a recolectar vivencias en el «mar proceloso de la vida» y a «aprender la humildad del abandono». La segunda, Violencia, la más dura de las cuatro, recoge las luchas del hombre contra el hombre y, como resultado de la mismas, la desesperanza, los sueños muertos y la simbólica «orfandad de un niño y su desasosiego». La realidad de la Vejez y la lucha diaria por no abdicar de la vida, con un poeta que no está dispuesto a cruzarse de brazos «a esperar que maduren los trigales», son lo más llamativo de la tercera etapa. Y en la última parte, Muerte, la más lírica de las cuatro, el protagonismo corresponde a la dictadura de la edad, la inmediata cercanía del final y el miedo al dolor; pero, también, la compañía de la amada en el momento del adiós y la liberación del alma.

Manuel Cifo González ‘Julio Camba. El solitario del Palace’. Pedro I. López García. Espasa Biografías. 272 páginas. 4,50 e





 

Publicidad




 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es