Semanario de LA VERDAD
 
 
 


SEMANARIO DE AVISOS

El mayordomo barroco

Foto

GARCÍA PINTADO


En Berlín, estos días, el Barroco compite con el fútbol en sus convulsas pasiones. Una exposición llegada del Vaticano recuerda a los numerosos visitantes el fundamento teológico de este arte del que los papas se sirvieron a capricho. El barroco, como mayordomo de sus santidades. Inseparable de una pedagogía necesaria para el mantenimiento de la fe y el orden en un orbe católico estremecido por la aparición de la herejía protestante de un tal Lutero. Esta exposición berlinesa -Barroco en El Vaticano. Arte y Cultura en la Roma de los Papas, 1572-1676- se salta la primera parte de la historia barroca, para comenzar con el pontificado de Gregorio XIII, años después de la muerte de Miguel Ángel, y acabar con el de Clemente X, años antes de la muerte de Bernini. Permite la muestra adentrarse en los gustos estéticos de los diferentes papas, en una época caracterizada como ninguna otra por la estrecha relación entre los asuntos culturales y el corazón del poder. Los estratos de las diversas tendencias se acumulan en El Vaticano, y la razón renacentista resulta arrinconada ante el empuje de la sinrazón barroca, con sus retorcimientos pulsionales y su finalidad severa, a despecho de cualquier canon de belleza armónica o serena. Para luchar contra la nueva herejía no era válida cualquier estética. El misticismo frondoso, la hoguera interior (y las exteriores), el grito de Trento, la incandescencia… debían servir al saludable estado de las conciencias y al mantenimiento del orden papal.

BALÓN INTELECTUAL

Con el Mundial, global invasión de libros sobre fútbol, su esencia, su naturaleza, sus orígenes… en paralelo a la invasión mediática de los goles. Se menciona una vez más a los intelectuales que practicaron profesionalmente este deporte -Camus, Montherlant, Chillida…- y los historiadores del asunto evocan las analogías entre la disposición de los jugadores sobre el terreno de juego y la de las legiones romanas sobre el campo de batalla. Y que en Bretaña, en Cornuaille y acaso también en los países escandinavos, existía el hurling que se jugaba con el pie y una pelota de trapo; o que en la Florencia de los Médicis, el harpastum sería el antecesor del calcio florentino en cuyos matchs celebérrimos Julio de Medicis, Lorenzo el Magnifico y los papas Clemente VII, León XI o Urbano VIII habrían participado. En fin, los nombres de Etó, Ronaldinho y Zidane aparecen junto a los de Pascal, Lacan, Kierkegaard o Sartre. Es la orgía.

CINE MULTISENSORIAL

Ha llegado a México la experiencia multisensorial aplicada a los espectadores de cine. Seis salas renovadas para estimular los sentidos y la imaginación: la sala del movimiento, la sala interactiva, la sala de la imaginación, la sala de la música, la sala 3D y la sala inspiracional. Todo un parque temático con efectos de rayos láser, butacas dinámicas y cosquilleantes, lentes tridimensionales, bocinas, aire, agua sorpresiva… al que se accede en grupos de cuarenta personas. Pretende el cine luchar contra sus enemigos virtuales o naturales -Internet, la pereza, la economía, el dvd…-, manoteando desesperadamente como el náufrago, y así crear un nuevo género, el de la multisensorialidad, para un común de mortales que ni siente ni padece. El invento puede resultar más patético que aquel cine oloroso que duró menos que un euro a la puerta de un colegio.

VICTIMARIO FEMENINO

Se publica en Francia El libro negro de la condición de las mujeres, un estudio sobre las diversas violencias, los insultos, las discriminaciones y los crímenes del que son víctimas las mujeres en todo el mundo, coordinado por Sandrine Treiner (XO Editions). Violaciones, lapidaciones, ablaciones, prostitución, explotación… Horrores con un carácter repetitivo. El odio de lo femenino, presente a menudo en las injurias y las discriminaciones, no es otra cosa que el odio hacia el Otro, de modo que se puede hablar ya, sin exageración o error, de feminicidio. Los asesinatos y desapariciones misteriosos de mujeres en El Salvador o en Ciudad Juárez, México, son citados y analizados, como síntomas del crimen misógino, fenómeno social ligado al sistema patriarcal en el que las mujeres son predispuestas a su asesinato, ya sea por el mero hecho de ser mujeres o porque no lo son de la buena manera.


Titular Anterior : "Verso y Prosa Manolo Sánchez Montesinos"
Siguiente titular : "Los marchantes de Rembrandt"



 

Publicidad




 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es