Semanario de LA VERDAD
 
 
 


MÚSICA

Música para el Jubileo

Foto
Una banda interpreta una composición de Seco de Arpe. / A. GIL / AGM

ANTONIO DÍAZ BAUTISTA


En unos tiempos en los que, en aras de un falso progresismo, se pretende silenciar o desterrar la presencia de los sentimientos religiosos, cuando no de herirlos frontalmente, de la manera más burda, bajo el pretexto de la libertad artística, resulta, sorprendentemente, necesario reafirmar algo tan obvio como es la importancia del factor religioso en cuanto ingrediente de nuestra Cultura. Que nadie se engañe con el sofisma de que se pretende imponer creencias o violentar la conciencia individual. El ámbito de las creencias religiosas es, evidentemente, íntimo, pero es innegable que los postulados cristianos han impregnado, durante milenios, la visión del mundo que han tenido los pueblos de Occidente, de manera que, sin ellos, es imposible entender casi nada de su andadura histórica. Tampoco es discutible que esta presencia del hecho religioso haya sido especialmente patente en el terreno de la creación artística. La búsqueda de la Belleza, uno de los sentimientos más sublimes que puede albergar el espíritu humano, ha estado, con enorme frecuencia, vinculada con la búsqueda de Dios, esa Instancia Suprema que el ser humano persigue incansable, aún cuando la niega, pero que tan huidiza y problemática resulta para su limitado entendimiento. Los grandes artistas han logrado muchas veces, a través de los sentidos, suscitar una imagen aproximativa de la grandeza divina, de manera, pienso, más eficaz que las sesudas disquisiciones de los teólogos.

En el campo musical, como cualquier melómano sabe, son innumerables las composiciones de temática religiosa, con frecuencia destinadas a embellecer las ceremonias litúrgicas, hasta el punto de que difícilmente se puede concebir la práctica religiosa sin acudir a la música, aunque, no hay más remedio que decirlo, la Infinita Belleza Divina no queda bien representada en esas musiquillas ratoneras que proliferan en los templos españoles, no tanto en los de otros países europeos, y que a un servidor le aprovechan como castigo y penitencia por sus pecados. Pero para elevar el espíritu y compensar la ramplonería guitarrera de la liturgia al uso, siempre está la posibilidad de escuchar las pausadas voces del canto gregoriano, los magnificentes oratorios barrocos, las misas y motetes del Clasicismo, la música religiosa romántica, o muchas interesantes experiencias modernas de música religiosa, como las contenidas en el disco que hoy comentamos, realizado en Murcia, y debidas al compositor Manuel Seco de Arpe: la Misa Plenaria Iubilate Deo, para orquesta y coro,y la Fanfarria para la Virgen de la Arrixaca.

Seco de Arpe, nació en Madrid, en 1958, estudió en el Conservatorio de esta ciudad con Carmelo Bernaola y Antón García Abril entre otros, y completó su formación en Roma. Actualmente es Catedrático de Composición en el Conservatorio Superior de Murcia. Como compositor ha realizado una brillante carrera con importantes premios y encargos, tanto en nuestra Patria como fuera de ella. Ha prestado una considerable atención a la música religiosa, campo en el que cuenta con numerosos títulos, como esta Misa Plenaria Iubilate Deo, una composición de gran belleza y lirismo en la que me parece que ha sabido apartarse, atinadamente, tanto de esas estridentes audacias provocadoras, que tanto se estilan, como de los recursos ornamentales y operísticos, habituales en la música religiosa tradicional. El resultado, me atrevería a decir, es de un elegante clasicismo moderno, porque sin abandonar la textura sonora más tradicional en el tratamiento de los coros, el acompañamiento instrumental y hasta en las irrupciones de la percusión, logra despojar el discurso de aditamentos superfluos, dejando bien al descubierto el sentimiento religioso, esa vibración estremecida de los sonidos en la búsqueda de lo trascendente.


Titular Anterior : "«Hay que disfrutar de la vida, pero sin agobios»"
Siguiente titular : "Verso y Prosa Juan Francisco Faz Rodríguez"



 

Publicidad




 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es