Cooperativas de crédito, al servicio de la economía social - Cooperativismo Regional - Suplemento de economía social de la Region de Murcia - Laverdad.es

 

AGROREGIÓN
Cooperativas de crédito, al servicio de la economía social
Suman más de 5.000 sucursales en España, creciendo a un ritmo de más de cien al año

Cajamar protagoniza la mayor expansión en Murcia

Foto
CRECIMIENTO. Apertura de una oficina de la cooperativa de crédito Cajamar. / LV
A la hora de conceder un préstamo, las cooperativas de crédito ejercen la misma prudencia con las sociedades de economía social que con cualquier otro tipo de empresa. El primer criterio es puramente económico y cuantitativo, con el fin de conocer la capacidad de los interesados para hacer frente a esa financiación. Sin embargo, el mayor conocimiento del terreno y la cercanía con los clientes, debido al arraigo al territorio en el que están ubicadas tales cooperativas, añade un criterio más subjetivo que permite a las entidades de economía social tener mayor acceso a préstamos.

Así lo resalta el catedrático de la Universidad CEU-San Pablo de Madrid Ricardo Palomo Zurdo, a la hora de describir la situación actual del cooperativismo de crédito en España. Destaca que, si bien su cuota de mercado sigue siendo reducida respecto al resto de entidades que componen el sistema bancario, su magnitud no deja de ser relevante, porque en total suman ya más de 5.000 oficinas (el 12% del total del sistema bancario Español), 20.000 empleados y 10 millones de clientes.

Las cooperativas de crédito incrementan su red de sucursales a un ritmo de 100 al año.

En España operan 83 cooperativas de crédito, de las que 77 son cajas rurales, 2 cajas populares y 4 cajas profesionales. En opinión de Ricardo Palomo Zurdo, «todas ellas deberían perseverar en su carácter diferenciado, difundiendo sus valores y principios, de modo que sean más conocidas por la sociedad».

De acuerdo con un informe de la consultora Tatum, durante el periodo 2003-2006, las cooperativas de crédito crecieron un 20,75% en créditos y un 15,57% en depósitos, alcanzando casi los 80.000 millones de euros en créditos y los 63.000 millones de euros en depósitos. Tales cifras suponen un 73,25% de incremento en créditos y un 31,99% en depósitos. Aunque hay que señalar que poseen un bajo peso respecto a lo que les correspondería por cada sucursal

El sector de las cooperativas de crédito está llevando a cabo diversas estrategias para competir en un mercado cada vez más competitivo, entre las que destacan las de diversificación hacia nuevos segmentos de mercado (sobre todo, préstamos al consumo).

Otra estrategia consiste en la expansión de oficinas, entre las que resaltan tres de las principales cooperativas de España: Cajamar, Ruralcaja y Caja Laboral.

La mayor expansión en la Región de Murcia la está protagonizando Cajamar. En los últimos siete años, su volumen de negocio en Murcia ha crecido un 420%.

Del negocio general de la cooperativa Cajamar, un 23% está en Murcia, donde radica su principal red de oficinas (más que en Almería, donde nació).

Ruralcaja, por su parte, ha anunciado la apertura de 15 sucursales este año (supone su mayor expansión fuera de la Comunidad Valenciana) y Caja Laboral planea su desembarco a corto plazo, abriendo oficinas en los centros Eroski.

José Luis Morato, director del área de Desarrollo de Negocios de Ruralcaja, explica que en su entidad se realizan numerosos convenios de financiación, fundamentalmente con cooperativas agrarias, para mejorar los servicios que ofrecen a través de sus secciones de crédito, manteniendo la independencia de las sucursales.

Por su parte, Bernabé Sánchez-Minguet, director general de Caja Campo, afirma que su entidad actúa como una sociedad instrumental al servicio de las necesidades de las cooperativas, «que tienen distintas posibilidades de acceder a la financiación, bien a través de convenios o a través de otro tipo de relaciones que se acuerden en cada oficina».

Josep Parcerisa, técnico de la Asociación Secciones de Crédito de Cataluña, admite la dificultad de acometer cambios en las cooperativas de crédito de menor tamaño, debido a su localización en entornos rurales con muy poca población, pero en los que desempeñan un papel fundamental en la financiación de los socios de las cooperativas.

Ramón Pascual, coordinador de Coop57, cooperativa de servicios financieros con presencia en Barcelona, Madrid y Zaragoza, subraya que su entidad concede créditos «a partir de los ahorros de personas y entidades que compartan los principios de las finanzas éticas y solidarias».

Paloma Tarazona, gerente de la Federación Valenciana de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado (Fevecta), resalta el ejemplo del proyecto Descoop.

En este caso se trata de una cooperativa de 2° grado creada hace medio año para apoyar la puesta en marcha y consolidación de nuevos proyectos empresariales cooperativos, en un momento de estancamiento en la creación de nuevas sociedades de trabajo asociado. Un ejemplo que está siendo seguido con interés desde Murcia.





Publicidad


Vocento