En busca de calor para el invierno
La Verdad Digital  
   Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIALES
En busca de calor para el invierno
Elegir el mejor sistema de calefacción para pasar el invierno puede parecer algo complicado pero todo es cuestión de estudiar bien las necesidades
Foto
Las bombas de calor son sistemas muy utilizados en estas fechas / A.F. Ros / ENFOQUE
Ha llegado el invierno y con él, la búsqueda de ese calor que haga más soportables las bajas temperaturas. Una necesidad que, a la hora de cubrirse, tienen un gran inconveniente: el coste. Y es que la factura de la calefacción es uno de los principales gastos en los hogares españoles, representando más de la mitad del consumo energético total de la casa en los meses más fríos. Por esta razón es importante acertar en la elección del sistema de calefacción, ya que no todos garantizan la misma eficacia a la hora de combatir las bajas temperaturas.

El tipo de vivienda, el lugar donde esté ubicada y la conciencia ecológica de cada uno determinará la elección de un modelo u otro: el más ecológico - la caldera de condensación- es también el más caro frente a otros más utilizados como los radiadores y el suelo radiante. Los precios, así como las ventajas e inconvenientes difieren notablemente de unos a otros.

Antes de la elección haya que tener en cuneta varios aspectos. A la hora de decidirse por uno u otro sistema de calefacción es necesario saber cuáles son las necesidades precisas de cada vivienda y de cada familia. En primer lugar haya que tener en cuenta la zona climática donde se ubica la casa. Si se trata de una zona donde hace mucho frío y haya frecuentes heladas o nevadas, es recomendable optar por un sistema que mantenga el calor de forma constante. En áreas donde el invierno es más cálido, podría ser suficiente con sistemas más sencillos que dan calor de forma puntual (es el caso de la Región de murciar).

En segundo lugar conviene analizar las características de la vivienda y de la familia que la habita. Es fundamental conocer la superficie exacta a calentar, su orientación, su uso (diario o de fin de semana) y la posibilidad de calentarla total o parcialmente. Asimismo, es importante prever con qué espacio se cuenta para la instalación de un sistema de calefacción, o si hace falta al mismo tiempo disponer de suministro de agua caliente.

Por otro lado se debe conocer qué posibles fuentes de energía tiene la casa. En algunos casos la comunidad dispone de un sistema de calefacción central con gasóleo, o bien existe una instalación de gas natural que permite un suministro continuo. Cuando no haya ninguna fuente de energía, pero se quiere instalar una en la vivienda, la obra debe realizarla una empresa autorizada.

Los interesados deben estudiar también las posibilidades técnicas para realizar la obra que conlleva cada sistema y el costo que le va a suponer la instalación. Además de este gasto inicial es necesario calcular el gasto posterior del consumo, que en función del sistema elegido permitirá ahorrar bastante dinero. Si la vivienda tiene calefacción eléctrica se puede optar por la tarifa nocturna con acumuladores de calor, que permiten un ahorro de hasta el 50%.

Por último, es aconsejable guiarse por criterios ecológicos y de seguridad cuando se elige un sistema de calefacción. Entre los más contaminantes están los que utilizan combustibles como el gañil, que produce gases y olores nocivos para el medio ambiente, además de resultar más sucio en la vivienda. El suelo radiante con caldera de condensación es uno de los más ecológicos y de mayor rendimiento energético. En cuanto a la seguridad, todos los sistemas que requieren almacenar algún tipo de combustible se exponen a un mayor peligro de fugas o explosiones, por lo que el control y mantenimiento debe ser mucho más riguroso.

El más usado es la caldera con radiadores de agua y el más confortable es el suelo radiante.

Radiadores de agua

Este es el método más utilizado actualmente en la mayoría de las viviendas españolas y puede funcionar con tres tipos diferentes de combustible: gas natural, gas propano y gasóleo C. La caldera de gas natural se usa sobre todo en las ciudades, mientras que en los pueblos pequeños o galés donde no llega el suministro de este combustible, se recurre a la caldera que funciona con propano o gasóleo. Este último es el menos recomendable según los expertos ya que el gas es una energía más limpia y ecológica.

El gas propano, que tiene una potencia calorífica algo superior al gas natural y similar al gasóleo, se puede almacenar en el exterior de la casa de diferentes formas: en recipientes pequeños (botellas) situados en la terraza, así como en un depósito o tanque (individual o colectivo). Los expertos en el sector de calefacción señalan que a la hora de hacer la instalación la normativa es más exigente con el propano que con el gasóleo.

En cuanto al precio, el sistema de caldera de gas natural está considerado uno de los más baratos y rápidos. En un piso de unos 90 metros la instalación costaría alrededor de 3.600 euros todo incluido, es decir, la caldera, los radiadores y la instalación de la toma de gas natural. Y este es sólo un ejemplo.

Los radiadores más solicitados son los de aluminio ya que son mejores trasmites del calor y se calientan mucho más rápido que los de hierro fundido. Sin embargo, cuando se apaga la calefacción se enfrían mucho antes, en apenas diez minutos, mientras que los otros mantienen el calor dos horas más. Los radiadores de hierro fundido se suelen colocar en casas rústicas porque estéticamente son más atractivos.

Los profesionales del sector de la calefacción destacan la importancia de comprar una buena caldera para optimizar este sistema y ahorrar dinero. Entre todos los modelos apuntan a la caldera de condensación como la más eficaz y ecológica. Son mucho más caras, pero es una inversión que merece la pena porque dan mejor rendimiento y no contaminan. En Francia se ponen mucho, pero aquí todavía no se valora lo suficiente el cuidado del medio ambiente.

Las bombas de calor

murciar es una de las comunidades en las que el aire acondicionado es un electrodoméstico indispensable para hacer frente a los largos y calurosos veranos. La mayoría de esos sistemas de aire acondicionado suelen incorporar aparatos con bomba de calor, que funcionan con un circuito reversible que se adapta a las necesidades del invierno o el verano. El climatizados absorbe el aire, lo filtra y lo devuelve al ambiente caliente o frío, manteniendo una temperatura constante en la vivienda. Los expertos en el sector de la calefacción aseguran que el consumo de energía es bastante bajo. Ahora se instalan mucho en áticos donde hace mucho calor en verano y frío en invierno. También son muy útiles en oficinas porque además existen aparatos especiales con polarizadores que purifican el aire y van muy bien para peruanas con asma, alergias o problemas respiratorios.

Este sistema incorpora una unidad exterior que se coloca fuera de la casa y varios cassetes o solios colocados en las diferentes habitaciones (en el techo o en la pared). Estos aparatos se fabrican cada vez más pequeños para evitar que la instalación sea complicada en las viviendas. En cuanto al precio, en un piso de 90 metros cuadrados la instalación cuesta entre 4.000 o 5.000 euros, pero con la ventaja de que soluciona también el problema del calor. Además aportan un aire limpio, filtrado y libre de impurezas o humos.

Emisores termoeléctricos

Son radiadores de aceite en los que la transmisión de calor se logra a través de un aceite térmico calentado por una resistencia eléctrica blindada de acero especial. Cada radiador funciona con una resistencia y se pueden enchufar en cualquier lugar. Esto permite tener una instalación de calefacción sin hacer obra porque no tiene ni caldera ni tuberías.

Otra ventaja es que tras apagarlo sigue irradiando calor por unas horas. A diferencia de los radiadores tradicionales centralizados por agua, el aceite no produce ninguna presión interna.

Para conseguir una temperatura constante, llevan un termostato y un programador para que se encienda y apague aunque no se esté en casa. La desventaja es que puede salir caro si se colocan muchos radiadores, e incluso puede obligar a contratar más potencia de luz. No obstante, existe la posibilidad de acogerse a la tarifa nocturna.

Calefacción eléctrica

Este sistema es el menos solicitado en las empresas de calefacción y el menos recomendado por los profesionales del sector, que lo consideran caro y poco eficaz. Como los emisores, cuenta con la ventaja de que no precisa de una instalación complicada, tiene un mantenimiento mínimo, y no produce ni gases ni olores.

La tarifa nocturna junto con los acumuladores de calor puede ayudar a reducir la factura de la calefacción eléctrica porque el kw/h cuesta la mitad que durante el día pero los expertos en el sector de la calefacción creen que no merece la pena. Los acumuladores llevan ladrillos refractarios por dentro y mantienen el calor. Se enchufan por la noche cuando la tarifa es más barata y se calientan al máximo. Después, durante el día sueltan el calor pero si hace mucho frío no son eficaces porque el calor pierde fuerza y no se consigue la misma temperatura.

Otras opciones

Las estufas y recuperadores de hierro fundido que funcionan con leña están convirtiéndose en una buena alternativa para casas de pueblo o viviendas con espacios amplios. Estos aparatos dan mucho calor por poco dinero, pero presentan algunas desventajas: no se puede regular la temperatura y presentan más riesgos que otros sistemas.

Por otro lado, el almacenamiento de la leña puede ser un problema en algunas casas y exige la limpieza diaria de los residuos que genera. La instalación no se puede hacer en cualquier sitio porque obliga a realizar una pequeña obra para colocar la chimenea.

Los correctores funcionan mediante una resistencia de baja temperatura que calienta el aire frío que entra por la parte inferior del aparato, y lo expulsa por la superior. La ventaja es que se puede enchufar en cualquier sitio y no requiere instalación, pero no son muy útiles para superficies muy grandes.

Una vez elegido el sistema que más se adecua a las necesidades de cada familia, conviene tener en cuenta algunos consejos para conseguir un uso correcto de la calefacción, y reducir así la factura del gas o de la luz, entre ellos, el de no tener las ventanas abiertas más tiempo del necesario: una habitación se ventila en 5-10 minutos y a partir de ahí se pierde calor y se reduce la temperatura de la casa.

La casa debe estar correctamente aislada en puertas y ventanas: un buen aislamiento térmico permite ahorra entre un 2% y un 40% en calefacción.

Programar la calefacción con el termostato y mantenerla en 20 grados: es una temperatura adecuada para una casa y por cada grado adicional el consumo aumenta mucho.

Es necesario reducir la temperatura de las habitaciones o zonas de la casa que no se usan habitualmente.

Si la calefacción es colectiva y tiene calor, haya que cerrar los radiadores, pero nunca abrir las ventanas.

Se recomienda que los radiadores estén descubiertos para que rindan al máximo.

Es imprescindible revisar la instalación de calefacción todos los años.

Elegir un sistema de calefacción adecuado no ha de resultar algo complicado si se tienen en cuenta las características de la vivienda en la que se desea coloca el aparato.

La ciencia también ha avanzado mucho en este sector, no hay duda alguna. Así que, no lo pase frío este invierno e instale un buen sistema de calefacción en casa o en su lugar de trabajo.



Vocento