La Verdad Digital
 Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIALES
«Mis ferias han sido nocturnas»
PERIODISTA DE RAZA. El pregonero de este año califica de «espectacular» la Feria, evento del que dice, «tiene una energía muy especial»
Periodista de la vieja guardia. Maestro de maestros y espejo en el que a cualquier redactor albacetense le gustaría verse reflejado. Ha dedicado su vida a este oficio tan sacrificado de contar a la opinión pública lo que ocurre a diario. Ha tocado todos los palos del periodismo -prensa, radio y televisión- y ha pasado muchos años en el sillón de la dirección. Veterano periodista donde los haya, decano y notario del pueblo, Demetrio Gutiérrez Alarcón incluirá en su extenso y prolijo currículo el título de pregonero de la Feria de Albacete de 2006, una propuesta que le llegó del alcalde de la ciudad, Manuel Pérez Castell.

Aunque la noticia no le sorprendió -«sorprendido no puedo decir porque van desfilando pregoneros por las distintas ferias y yo ya leí el pregón de la Feria Taurina»-, señalaba que creía que esto me estaba protegiendo, porque yo soy muy tímido y a mí estas cosas no me acaban de seducir.

«Lo hago porque soy un profesional del periodismo y me gusta la Feria, pero soy demófobo, no me gustan las muchedumbres. Aún así, he tenido que aceptar porque me lo ha pedido el alcalde. La única preocupación mía es ser reiterativo respecto a lo que otros pregoneros ya han dicho, porque la Feria es única y todo gira en torno a ella».

Dice que el alcalde elogió su pregón taurino a la hora de convencerle para ser el pregonero de este año de la Feria. «El alcalde me llamó y, aunque le dije que no me entusiasman los actos donde hay mucha gente, elogió mucho el pregón que realicé para la Feria Taurina y me animó a ser pregonero de la Feria de Albacete. Al final le dije que contara conmigo para la noche del día 6 de septiembre».

Significado

Pero, ¿qué es la Feria para el pregonero? «La Feria, tanto para mí como para el resto de los albaceteños, es un fenómeno, tiene una energía muy especial. En otras ferias como puede ser la de Sevilla, vas un día, ves los jinetes, las casetas, el baile y, termina el día, y siempre estás diciendo que has conocido la Feria de Sevilla. Pero aquí, un albaceteño cualquiera va los once días seguidos a ver su Feria y lo hace como si fuera a una gran novedad. Y es que la Feria es una gran novedad que se repite en cada uno de sus días, porque tiene un algo que te lleva y no te deja indiferente. Yo he llegado a escribir que la Feria de Albacete es la Feria de las Luces».

Y como buen albaceteño, también tiene sus anécdotas. «Yo soy hijo de manchegos, pero no nací en Albacete, cuestión que no tiene importancia porque soy más albaceteño que la inmensa mayoría de los ciudadanos, por razones de edad. Yo nací en Melilla y vine con 12 años a Albacete. Recuerdo que Melilla tenía una feria andaluza y, cuando vine a vivir a Albacete y visité la Feria, me sorprendió la monumentalidad de una noria que no tenía más de ocho compartimentos. A mí me sorprendió la grandiosidad de una noria que hoy sería una pulguita al lado de la que instalan en los Ejidos. Me gustó tanto la Feria que me incorporé a ella y todavía hoy no me he perdido ninguna edición».

De otro lado, explica que la evolución de la Feria de Albacete ha sido espectacular, «pero tiene un sabor único que no ha perdido, sigue oliendo a algodón dulce, a churro, a música La Feria no ha perdido su encanto.

Entre todas las actividades, «sin duda ninguna», destaca la Feria Taurina, «porque yo he sido aficionado a los toros desde niño. Está claro que si no hubiera toros Albacete no tendría la Feria que tiene. Recuerdo que hace muchos años había trenes especiales que traían a la gente de Madrid para ver la corrida y regresaban nada más terminar. Esto demuestra el tirón que siempre ha tenido la Feria Taurina de Albacete».

Respecto a cómo vive la Feria, Demetrio Gutiérrez Alarcón explicaba que «yo no me he divertido mucho en la Feria, porque mi verdadera diversión era estar metido en un periódico y darle prisa a los redactores para que me trajeran toda la información que se generaba en el Recinto para que entrara a tiempo en máquinas. También me preocupaba por dar la crónica taurina del día a revistas especializadas y agencias de información. Mi actividad periodística no sólo me ha absorbido en Feria sino todos y cada uno de los días de mi vida. Desde los 17 años no he pensado ni he vivido más que para el periodismo y, por eso, mis ferias han sido nocturnas y con amigos».

Titular Anterior : "Pregones de la democracia"
Siguiente titular : "Ciudad abierta"


Vocento