La Verdad Digital
 Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIALES
La plaza vieja dijo adiós hace noventa años
CERROJAZO. El antiguo coso taurino de la capital cerró tras los destrozos ocasionados por un toro de la ganadería lusa de Palha. Este edificio compitió con otro de menor envergadura, el de José Asensio, ubicado en el Paseo de la Feria, según varias escrituras
Foto
COLOSAL. Exterior e interior de la antigua plaza de toros que desapareció en 1916. / FOTOGRAFÍAS DEL LIBRO DEL ALBACETE ANTIGUO
La historia taurina de Albacete en cuanto a infraestructuras para la organización y celebración de festejos de esta índole tiene avatares históricos sorprendentes que se centran sobre todo en el hecho de que junto a la plaza de toros que se podía denominar como oficial han habido otros recintos de mayor o menor envergadura en la que se han celebrados espectáculos taurinos, a veces en competencia clara con lo que podíamos denominar como oficialidad.

En este sentido, hay que recordar por ejemplo, que ha habido dos plazas de toros desde hace cincuenta años en la capital. La que se conoce como antigua, se cumplen ahora noventa años del último festejo que se celebró en este coso en Albacete, puesto que en 1916 en este coso taurino muy cerca de la actual plaza de toros, concretamente enfrente en la zona de la actual Avenida de los Toreros y la parte correspondiente a las calles adyacentes se produjo un hecho que marcaría el final de esta plaza de toros.

Si se analizan los datos de los archivos y las hemerotecas, hay que recordar que que un toro de la ganadería portuguesa de Palha provocó destrozos muy importantes en las infraestructuras del coso taurino que derivaron en la toma de decisión de finalizar la actividad en este recinto tomándose la decisión e construir uno nuevo, el actual.

Por aquel entonces la empresa que organizaba los espectáculos taurinos en la capital se llamó Los Cuatro anunciando a los más imporantes matadores de la época, como fue el caso de Joselito, Gallito y Juan Belmonte toreando dos tardes cada uno de estos ilustres matadores de toros. El último festejo celebrado en la plaza de toros antigua de Albacete fue hace noventa años, en 1916 alternando con reses de Sabino Flores, Amuedo, Angelete y Saleri III.

El nonagenario albacetense, Matías Zafrilla, hijo del carpintero de aquella plaza de toros, recuerda algunos aspectos históricos del viejo coso taurino de la capital. «Era un plaza muy grande que daba a tres calles cercanas al coso de la capital. Por aquella zona estaba también el encerradero de los Flores y recuerdo como traían a los toros por las veredas llegando por los aledaños de la plaza de toros antigua a esta zona. Los corrales del viejo coso eran muy grandes, en alguna ocasión se dieron espectáculos dobles a plaza partida y por el deterioro que estaba hubo un lío grande con un toro de una ganadería de Portugal, concretamente de Palha que rompió varias zonas y se decidió por varias razones, también por seguridad hacer una nueva plaza de toros, la que hoy existe. Las puertas para los tendidos de sol estaban en la zona que ocupa el bar La Rana y luego la Puerta grande enfrente de Los Jardinillos, un poco más a la derecha», recordó Matías Zafrilla, que cuenta con noventa y siete años en la actualidad.

Titular Anterior : "Ángelus Apatrida, el éxito albaceteño"
Siguiente titular : "El otro coso de la calle de la Feria"


Vocento