ESPECIALES
Repsol YPF es un ejemplo en eficiencia energética
La refinería ha invertido en el último año más de 4,6 millones de euros para ahorrar energía
Foto
La eficiencia energética de las empresas comienza por el ahorro de consumo en sus actividades y termina por la fabricación de productos que reduzcan las emisiones de elementos contaminantes a la atmósfera, contribuyendo con ello al desarrollo sostenible del planeta.

En la actualidad, según datos del Instituto para la Diversificación de la Energía (IDAE), el consumo de los hogares españoles ocasiona el 25% de las emisiones a la atmósfera, una cifra muy cercana a la de la industria (34%). Esto viene a significar el esfuerzo que las grandes empresas están realizando en materia medioambiental, que en muchos casos va más allá de la exigente normativa existente.

La refinería de Cartagena es un ejemplo de esto. El pasado año se han invertido en el complejo industrial más de 4.600.000 de euros en la instalación de sistemas que permiten un mayor ahorro en los procesos de refino de crudo, así como una reducción en las emisiones atmosféricas. De hecho se han ejecutado, o están en ejecutándose, 17 actuaciones que afectan a todo el complejo industrial en materias relacionadas con la eficiencia energética.

Prácticamente todas las unidades de la refinería han sufrido variaciones en la propia instalación o en las rutinas de trabajo, que han contribuido a la eficiencia energética y a la reducción de emisiones a la atmósfera.

En lo que se refiere al ahorro de energía en los procesos de producción, se ha llevado a cabo una masiva instalación de equipos de recuperación de calor residual. Así, se han colocado sistemas que permiten la reutilización del calor contenido en los productos realizados antes de su almacenamiento. Así, se consume menos combustible y se emite menos CO2 a la atmósfera.

De hecho, en los últimos diez años, se ha obtenido una reducción del 25% del combustible consumido en la refinería. Siguiendo con esta tendencia, en el año 2006, se logró un ahorro de consumo del 4,6% con respecto al año anterior.

Por otro lado, en cuanto a las emisiones a la atmósfera, cabe destacar la instalación de un sistema de recuperación de los gases de antorcha de la refinería, que ha permitido la reutilización de 5.000 toneladas al año, reduciendo el consumo de combustible en la propia refinería. Se trata de una inversión que se ha realizado buscando reducir al mínimo los efectos de su actividad industrial, yendo para ello más allá de la exigencia legal existente.

«En la refinería de Cartagena estamos en constante búsqueda de las mejores técnicas disponibles para aumentar la eficiencia energética de nuestras plantas. De hecho, estamos logrando nuestro objetivo de ahorrar energía y reducir el consumo de fuel, disminuyendo con ello las emisiones de CO2 y convirtiéndonos en una de las refinerías más destacadas por el estudio Solomon en materia de eficiencia energética», indica Enrique Torregrosa, jefe de Procesos de Repsol YPF en Cartagena.

El Estudio Solomon es un análisis comparativo de eficiencia entre las refinerías a nivel internacional, y es, por tanto, un medidor objetivo del consumo energético de los complejos industriales relacionados con los productos petrolíferos. El hecho de que la refinería de Cartagena esté considerada en este ranking entre los líderes de Europa en materia de eficiencia energética denota la importancia que para ella tiene el ahorro de energía en su proceso productivo.

Concienciación

La concienciación del personal de refinería es otro de los grandes logros de la compañía en eficiencia energética. En los principios éticos de Repsol YPF se especifica el cuidado del medio ambiente y el trabajo en pro del desarrollo sostenible.

Para ello, se han variado los procedimientos de operación, dentro de los escasos márgenes que la actividad de la refinería permite, logrando una reducción del consumo de energía y de las emisiones de CO2 bastante significativa.

Un buen ejemplo de esta práctica son las acciones operativas desarrolladas para la reducción de los niveles de gases en la antorcha, que se producen durante el proceso de puesta en marcha, después de una parada para realizar actividades de mantenimiento, de la planta.

Un ejemplo en ahorro

La refinería de Cartagena se caracteriza, también, por los logros alcanzados en ahorro de agua. En una Comunidad como la murciana, esta realidad recobra aún más importancia. Desde 1992, fecha en la que se inició de forma contundente el plan para el ahorro de agua en los complejos industriales de Repsol YPF, el consumo del exterior se ha visto reducido en un 81%, pasándose de 10.200 metros cúbicos al día a 1.500 metros cúbicos al día.

Para ello, a través de su Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, la refinería se autoabastece de este bien hasta en un 60%, una cifra récord que, según las previsiones, va a ir en aumento

Titular Anterior : "«Es imposible que los biocarburantes puedan suplir el crudo ahora»"
Siguiente titular : "Enerpal ofrece un seguimiento total y personalizado de cada instalación"


Vocento