La Verdad Digital
 Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIALES
La importancia de un buen café
CAFÉS SALZILLO, marca tendencias en un mundo en el que la calidad y la innovación mandan
Foto
EXPRESO. Antonio Pellicer, gerente de Cafés Salzillo, junto a la máquina. / enfoque
A pesar de ser su primera experiencia en una feria de alimentación como ésta de Gourmet, Cafés Salzillo ha registrado un lleno impresionante. "»Hemos hecho muy buenos contactos y eso es algo positivo cuando se acude a un foro de profesionales como éste de Madrid», explicaba el gerente de la firma murciana, Antonio Pellicer. Y es que la calidad es un paso excelente para llegar a las personas que buscan una mayor calidad.

Y es que el mundo del café, a la par que interesante, parece complicado, algo en lo que está totalmente de acuerdo este empresario. «Es complicado y más por la idiosincrasia del mercado: es difícil porque hay una gran oferta de productos y porque hay mucha gente que le llama café a cualquier cosa. Si existen cafés de 3 euros, nosotros vendemos café de 18 a 20 y eso es lo que buscan cada vez más los hosteleros. El mercado quiere cafés suaves, quiere cafés con cuerpo, que no tengan ácido, que sienten bien al estómago, que no pongan nervioso, …El consumidor quiere nuevos productos y por eso busca una calidad que nosotros le damos desde el año 90», apunta.

En Cafés Salzillo se recorren prácticamente todas las regiones que marcan un hito en el mundo del café: Nueva Guinea, Centro América, Sudamérica, …Salzillo sólo comercializa con café arábica y eso es muy importante porque es, sin duda, el símbolo de calidad. «Existen zonas desde las cuales nuestros agentes nos envían muestras y es que en muchas partes del mundo se están haciendo muy buenos cafés en este momento», explica el gerente de esta empresa murciana.

El principal canal de distribución de la firma que dirige Pellicer es la hostelería. «Nos dirigimos hacia un segmento de mucha calidad que diferencia a la mayoría de nuestros clientes, pero luego también trabajamos con tiendas especializadas (tiendas de café y té) en la que el consumidor particular puede adquirir su café y llevárselo a casa. Mantenemos también la línea de franquicias», declara el responsable de Cafés Salzillo.

En Murcia, esta empresa cuenta con tostadero propio y con un mercado muy consolidado y representativo ya que están presentes en muchos establecimientos. «Desde hace un par de años trabajamos en el mercado de Andalucía y de Palma de Mallorca y, tras abrir en Madrid queremos abrir mercado en Galicia». Y todo apunta a que será un éxito y conquistarán paladares.

España tiene una cultura del café, sobre todo en expreso, que no es la de los latinoamericanos. Por eso, a pesar de ser grandes productores, Latinoamérica no es la mayor competencia para una empresa como Cafés Salzillo. «Nuestra forma de tomar café la hemos adoptado de los italianos. Ellos sacaron su máquina de expreso y la manera en que la están expandiendo por todo el mundo, y sobre todo en España, ha marcado una forma de tomar café. Una manera que está empezando a arraigar con fuerza en el mercado anglosajón, en Escandinavia y en países del Este. También está entrando con fuerza en los países árabes y todo ello incide en la idea de que no se toma café de la manera en que se hace en los países productores», declara Pellicer.

A la pregunta sobre ‘cómo afronta el futuro cafés Salzillo’, este empresario lo tiene claro. «Nosotros entramos en el mercado de gourmet en el año 90 y fuimos la segunda marca a nivel nacional con café de calidad (en Murcia fuimos los primeros). En lo que se refiere a este sector, en los próximos cinco años va a haber una transformación muy grande: las grandes multinacionales van a pelear duro por ver la forma de morder un trozo del pastel en lo referente a hostelería y a las tiendas y para ello crearán sus propias líneas. Quienes somos empresas pequeñas tendremos que ponernos las pilas para estar en la vanguardia de cómo se va a comercializar el café en los próximos diez años: cómo se va a negociar, qué tipo de segmentos de mercado vamos a abarcar, cuál es la forma en que se va a beber el café, a qué público va a ir dirigido, cuáles son los sabores nuevos del café que las nuevas generaciones van a querer tomar como bebida, ...». Y sin duda esta firma está más que preparada.

Titular Anterior : "Olimendros, aceite es vida"
Siguiente titular : "Castaño, un vino con gran carácter"


Vocento