ESPECIALES
La Pasión de Cristo alcanza a grandes y pequeños
Las pedanías de Beniaján y Alquerías disfrutan de una Semana Santa cada vez más profunda y colectiva, el trabajo es notable
Foto
EL SANTO ENTIERRO DE CRISTO SE DISPONE A ENTRAR EN LA IGLESIA. / FOTO VIDEO FRUTOS.
as pedanías murcianas cuentan cada año con una Semana Santa cada vez más trabajada, intensa, espectacular; consiguiendo poco a poco mayor aforo, afiliados y reconocimiento. Estos son los casos de Beniaján y Alquerías.

La primera da comienzo con la procesión de Las Palmas en la que suele acudir numeroso público, fundamentalmente los pequeños, que se despiertan para participar e ir hasta el templo parroquial arropados por sus gentes y sus ramos de olivo, dando el toque de salida a la Semana de la Pasión beniajanera. Aunque la fiesta de Beniaján alcanza sus máximos históricos en la jornada del Jueves y Viernes Santo. Alrededor de las 20.00 horas se lleva a cabo el traslado del Santísimo Sacramento al Monumento y la adoración al santo, produciéndose a las 23.30 horas la Procesión del Silencio y el encuentro del Cristo de las Penas con la Dolorosa y San Juan como coronación final al día. La intención de este, que surge por vez primera en 2004, era la de dar mayor solemnidad y religiosidad al acto local. Un fin que con los años crece en intenciones.

Oscuridad y redoble de tambores afloran el sufrimiento y la pena que transmiten las imágenes en este triste día. El Viernes Santo Beniaján celebra a las 18.00 horas la Pasión del Señor y el Santo Entierro a partir de las 21.30 horas, culminando con la vigilia en la Noche Santa del Sábado y la Resurrección el Domingo. Es de destacar en esta pedanía la singularidad de sus esculturas y el arte de sus autores, de la talla de Sánchez Lozano, Roque López o José Ortiz García.

Alquerías no es menos y al compás de sus cofradías desfilan en procesión dando un toque de distinción. Pues se diferencian del resto en varios aspectos a destacar, como que sus novedades son una incógnita para vecinos y visitantes hasta la llegada de su presentación al público o que sus imágenes no salen de la iglesia parroquial. Misterios que la convierten cada año en una celebración más especial si cabe, y es que el entusiasmo y calor del público colaboran para que la Junta de Cofradía de Alquerías la trabaje cada año con más ganas y energía.

La Semana Santa de Alquerías brinda pues todo un homenaje a Jesucristo y la recreación de su vida materializada en diversas procesiones, siendo la del Viernes Santo una de las más admiradas, aunque en ella no puede velarse a dos de sus grandes imágenes, el Cristo Resucitado y la Virgen del Gozo.

Así como el día de Resurrección, donde decenas de personas se concentran en la plaza de la iglesia para poder vislumbrar el encuentro de las imágenes y seguir el paso de la posterior procesión en la que participa incluso el mismo Demonio, junto a la Cruz Florida o la Virgen del Gozo. Ésta última es acompaña por las vecinas de la localidad y sus puras mantillas, blancas como palomas, símbolo de paz y descanso. Un día a festejar.

Titular Anterior : "Zarandona da a conocer su emotivo y triunfal Encuentro"
Siguiente titular : "Los pasos más estrictos, el encuentro más pasionario"


Vocento