ESPECIAL FIESTAS PATRONALES ALCANTARILLA
 

De la devoción a laVirgen Niña a la actual patrona de La Salud

En los últimos años del siglo XVII, la intervención milagrosa de la Patrona en una epidemia de peste propició el cambio de advocación

Primer plano de la imagen de la Virgen de La Salud

G. HERMIDA ALCANTARILLA

Corrían los últimos años del siglo XVII en la pequeña villa de Alcantarilla y una terrible epidemia de peste amarilla asolaba la comarca, diezmando a las pequeñas poblaciones. La profesión médica era todavía algo que el futuro traería y los sufridos huertanos no podían evitar elevar sus ojos al cielo al ver caer presa de la pavorosa enfermedad a sus hijos y familiares.

Es entonces cuando aquellos alcantarilleros deciden intentar que la Virgen Niña, su patrona, interceda por ella. Rogatorias y procesiones se suceden y es entonces cuando la epidemia comienza a remitir. Agradecidos, sus protegidos comienzan a llamar a su Virgen de la Salud, nombre con el cual ha llegado hasta nuestros días.

Pero el origen de la devoción de los habitantes de Alcantarilla por su Patrona proviene de mucho tiempo atrás. Recién creada la localidad y con apenas un centenar de habitantes, ya se veneraba a la pequeña talla que representaba a la Virgen como una niña de 4 ó 5 años, por lo que se la llamaba la Virgen Pequeña o Presentación.

En aquellos años, su ermita se ubicaba sobre la acequia mayor de Barreras, cerca de la zona del Puente de las Pilas, que era donde se asentaba la mayor parte de la población de la Villa. Un siglo antes de su milagrosa intervención, esta población se traslada hasta el actual emplazamiento de la localidad, cuyo punto de origen fue la parroquia de San Sebastián, sobre cuyo solar acabaría construyéndose la iglesia de San Pedro que conocemos.

EL SEÑORÍO DE USODEMAR

Son los tiempos del señorío de Usodemar, una familia genovesa que compró en 1580 a Felipe II la villa. Aunque poco sabemos de aquellos tiempos, es bien sabido que la devoción por la Virgen Niña permaneció intacta e incluso se engrandeció.

La talla permanecía al cuidado de los frailes del convento de Santo Domingo el Real y reposaba en una pequeña ermita cerca del río Segura. Después, y a través del tiempo, la Patrona ha estado siempre en el corazón de los alcantarilleros, que en 1955 la nombran alcaldesa honoraria y 18 años más tarde le construyen su actual ermita, en el paraje del Agua Salada. En 1996, la Virgen de la Salud recibe en San Pedro la Medalla de Oro de la Villa y en septiembre de 2000 encabeza la peregrinación que con motivo del Año Jubilar se dirige a la catedral de Murcia.

Tras estrenar un manto nuevo ese mismo año, en 2001 los actos en su honor dentro de las fiestas se engrandecen con un gran pregón en el Centro Cultural Infanta Elena. El primer pregonero fue Ginés Pagán, pero la tradición se ha continuado este año y el pasado día 9, en el mismo escenario, este honor correspondió al Obispo de la Diócesis de Cartagena, Manuel Ureña Pastor.

La Virgen se traslada hoy (18:30 horas) en romería de su ermita hasta la iglesia de La Asunción, pasando antes por la de San Roque, donde se le cantará una salve. Mañana, procesionará por las calles del pueblo hasta San Pedro, donde la próxima semana presidirá las misas de enfermos y los triduos en su honor. El viernes, como todos los años, los alcantarilleros le demostrarán todo su cariño en la tradicional ofrenda floral, que este año partirá de La Asunción a las 19 horas.


<< Índice del Especial