ESPECIAL FIESTAS PATRONALES ALCANTARILLA
 

El tango vuelve a sonar en las fiestas

Un homenaje a Jesús Marín centra la celebración de las bodas de plata del festival de tango

El tango, uno de los bailes más sensuales, tiene su presencia en los actos festivos

G. HERMIDA ALCANTARILLA

El Festival Internacional de Tango que se celebrará el próximo jueves en Alcantarilla celebra esta edición sus bodas de plata, y para esta ocasión especial, sus promotores de la Peña Criolla Carlos Gardel, han querido tirar la casa por la ventana. Pintan bastos en Argentina, pero no por ello han querido reducir una ocasión especial como la de su vigesimoquinta edición a un somero desfile de tangueros nacionales, sino que se han traído a Carlos Cristal, el actual número uno del género, hasta Alcantarilla para que en dos sesiones memorables en el Centro Cultural Infanta Elena (20:30 y 23 horas) deje constancia de su arte y poderío.

La ocasión no puede ser mejor. Además de las bodas de plata, el festival quiere rendir homenaje a una de sus más admiradas figuras y gran impulsor tanto del mismo como de la peña: Jesús Marín. Este javalinero pronto adoptado por Alcantarilla falleció a los 77 años el pasado mes de febrero, dejando un hueco en el corazón y el alma de los amantes del tango difícil de llenar. José Domingo explica que «todo el festival va dedicado a él y se le rendirá un homenaje a su viuda en el transcurso del mismo».

Según Domingo, Marín vivía «de una manera muy intensa el festival, y se pasaba todo el año organizandolo y haciendo que las cosas salieran al final bien. Gracias a su esfuerzo hemos tenido aquí a las mejores figuras del tango».

La Orquesta Porteño Tango, que abrirá el festival, está formada por el pianista (y arreglista del festival) Carlos Corbellini; los violinistas Olvido Lanza y Miguel Buchaler; Orlando Dibello y Marcelo Mercadante al bandoneón y Marcos Valverde al contrabajo. El propio Porteño es el tanguero, y María y Cecilio los encargados de llevar a las pistas el sentimiento de esta música.

Carlos Gardel fue el gran impulsor del tango en los primeros años del siglo pasado. Conocido ya en Argentina como cantante folclórico, su irrupción en el tango rompió moldes, al incorporarle las tradicionales letras inconformistas y con un toque de rebeldía social que lo han hecho universal. Su debut con el tango Mi noche triste supone para los amantes del género un cambio de era.

Sin embargo, su arte no fue apreciado en su patria hasta después de su trágica muerte en un accidente de aviación ocurrido sobre Medellín, Colombia, a la vuelta de un concierto.


<< Índice del Especial