ESPECIAL FIESTAS PATRONALES ALCANTARILLA
 

Tradición y artesanía en el Museo de la Huerta

Una muestra de trajes regionales de Encarna Sánchez permanecerá en el recinto hasta el próximo día 27

Varios visitantes contemplan los trajes expuestos

G. H. ALCANTARILLA

La cultura también tiene su hueco en la programación de las fiestas patronales, y prueba de ello son distintos actos y exposiciones que jalonan Alcantarilla durante estos días. Quizá la muestra más vistosa e importante es la que desde el pasado día 10 tiene lugar en el Museo de la Huerta, y que reúne una impresionante colección de trajes regionales, procedentes del taller de la artesana Encarna Sánchez, con más de 25 años de experiencia en este tipo de labores.

José María Gómez Toro, Maestro Mayor del Gremio Regional de Artesanías Varias, destaca de la muestra -valorada en más de 48.000 euros- «los distintos tipos de refajos, con piezas de lana o de terciopelo; las enaguas o como las llamaban nuestros abuelos, onaguas y los cobertores bordados a mano, que ya cosecharon un gran éxito en una muestra que celebramos en la IV Feria de Artesanía de Milán».

La exposición, de carácter itinerante y cuya primera parada es Alcantarilla, se trasladará en septiembre a Ceutí, para seguir su recorrido por la Región. «Cambiaremos de artesanos», apunta Gómez Toro, «para seguir exponiendo por toda España, con una primera parada en Almería».

La exposición lleva el acertado título de El arca de la abuela y en ella colaboran -además del propio Gremio-, la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alcantarilla y la Asociación de Amigos del Museo Etnológico de la Huerta. La muestra se mantendrá en este último lugar hasta el próximo día 27, coincidiendo con el final de las fiestas.

Para Gómez Toro, «llevar el traje regional requiere cierta dignidad, que se ha perdido en parte con las fiestas: mujeres vestidas de hombre, chicos con zapatillas de deporte y las medias caídas... Es algo rayano en el pitorreo por una tradición tan honda como la del traje de huertano».

La cuestión, según el presidente del Gremio, radica en que la gente ahora «no se viste de huertano, sino que se disfraza como parte de las fiestas. Yo mismo he estado en Valencia y he de decir que allí, el respeto por su traje regional es muy grande, sobre todo por parte de las mujeres, que lo lucen completo y con todos sus accesorios al completo». Como ejemplo de como la tradición se ha ido diluyendo, Gómez Toro pone como ejemplo el plisado de los zaragüelles, «algo que se han inventado las tiendas y los centros comerciales».

Los apenas 20 talleres artesanales existentes en la Región en este campo corren también peligro: «Según la normativa de la Unión Europea, para que un taller sea considerado artesano debe tener un número pequeño de trabajadores, pero esto lo define al margen de su forma de trabajo, así que un taller con cuatro personas pero que borda los refajos con un ordenador y una máquina de coser controlada por el mismo, tiene también para la UE la consideración de artesano y acceso a su protección y ayudas».

Respecto al Museo de la Huerta, Gómez cree que es «el mejor sitio para esta exposición, y pronto expondremos otras muestras, como una por las festividades de Santa Lucía, con instrumentos musicales realizados con calabazas, y en diciembre, una muestra del talento belenístico de los artesanos de nuestra Región que dará mucho que hablar».


<< Índice del Especial