El arte de anunciar la Feria - Feria de Albacete 2005
La Verdad Digital  
   Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIALES
El arte de anunciar la Feria
REINCIDENTES. El cartel elegido en este año

es fruto del trabajo conjunto realizado por los

pintores Miguel Barnés y Ricardo Avendaño

que ya habían ganado individualmente este

premio en ediciones anteriores del certamen

Foto
ELEGIDO. Imagen del cartel realizado por Avendaño y Barnés. / JME
A sus pies un recinto ferial vestido de fiesta repleto de público, luces y colorido. Desde las alturas una omnipresente figura del Quijote que observa con interés y sorpresa la Feria albaceteña. Así, se anuncia este año la fiesta grande de Albacete. El cartel en cuestión lo rubrican dos artistas muy conocidos dentro y fuera de la ciudad como son Miguel Barnés y Ricardo Avendaño que en esta ocasión han optado por aunar fuerzas con un claro objetivo: conseguir el mejor resultado.

LOS AUTORES
Nombre: Ricardo Avendaño Pérez.

Edad: 50 años.

Profesión: Pintor.

Algunas pinceladas de su trayectoria: Ha participado en la bienal de grabado de Vasa en Finlandia, en encuentros con Antonio Saura en París y con Fernando Arrabal. Trabajó durante dos años en Centroamérica y ha recorrido Europa pintando.

Nombre: Miguel Barnés Roldán.

Edad: 51 años.

Estado civil: Casado, con tres hijos.

Profesión: Pintor, cursó estudios en la Escuela de Artes Y Oficios.

Algunas pinceladas de su trayectoria: Ganador de las bienales de Villarrobledo, Hellín, y de otros galardones de Albacete y de un premio de Artes Plásticas en Alicante, entre otros.



A fe que lo han logrado porque lo cierto es que el cartel gusta por la explosión colorista que alberga, por su realismo y por la expresión del caballero de la triste figura que sugiere que algo muy grande de la Feria ha captado su atención. Pintura y diseño se han dado la mano para fusionarse en este cartel del que Barnés y Avendaño se sienten muy satisfechos, cual padres de una criatura recién nacida.

Con experiencia

Por separado ambos tenían experiencia tanto en esto de presentarse al concurso del cartel de Feria como en lo de alzarse con el primer premio. Ahora además han comprobado que su unión funciona y como ellos mismos dicen ya se plantean repetir equipo siempre y cuando se les vuelva a presentar la oportunidad de hacer otro cartel que consideren interesante.

En cuanto al trabajo, aseguran tanto Avendaño como Barnés, que ha sido muy fácil. ¿El secreto? Se conocen muy bien el uno al otro tanto en lo profesional como en lo personal. Además desde el primer momento tuvieron claro el concepto que querían hacer llegar a los albaceteños. Eso y otras cosas. «Desde el principio tuvimos claro que tenía que ser un cartel ganador», confiesa Avendaño, que se define como un artista nómada acostumbrado a hacer del mundo en global su casa y su estudio.

Tan grande fue ese convencimiento de presentar el mejor cartel posible para ganar que Avendaño asegura que si esta obra no hubiese soportado la autocrítica no habría salido del estudio. «Nosotros somos nuestros críticos más feroces», apunta.

Una de las cuestiones que más preocupaba a estos dos artistas era, según cuenta Barnés, transmitir el color de la Feria. «La Feria es colorista y vitalista», apunta asegurando que gracias a la «suma de energías de los dos de alguna manera conseguimos esa exaltación del color». Pero este no era el único punto fuerte a tener en cuenta. «Queríamos también que el Quijote se viese desde lejos, que estuviera muy presente y no hiciese falta acercarse al cartel para apreciar la figura», dice.

Y por supuesto otro de los retos fue la mirada del Quijote ya que en gran parte la fuerza del cartel reside en los ojos y la expresión del caballero andante. Algo que, no obstante, según relata Barnés no supuso dificultad alguna. ¿El motivo? El pintor había estado realizando una serie de trabajos sobre la figura del Quijote, que verán la luz próximamente, facilitándole de esta forma la tarea.

Distribución

En cuanto al reparto del trabajo ambos coinciden en afirmar que el peso pictórico, aunque repartido, recayó en Barnés mientras que Avendaño se ocupó de lleno de todo lo referente al diseño. Sus conocimientos y sus inquietudes en torno a este tema se las debe a sus años de trabajo, siendo muy joven, en una editorial valenciana donde comenzó como dibujante. «Me llevó a aprender las técnicas de pre impresión, me pareció algo interesantísimo», señala Avendaño.

Y es que aunque reconoce que la pintura y el diseño son dos mundos absolutamente separados en algunas ocasiones la influencia de uno se puede dejar notar en el otro. «Aún así técnicamente no utilizado na cosa para la otra aunque eso sí intento dejar mis cuadros lo más redondos posibles y eso es una clara influencia del ámbito del diseño.

En cuanto al cartel y a la aceptación que este ha tenido entre los albaceteños estos dos artistas reconocen que sienten cierta curiosidad por ver la reacción de la gente. Ambos son conscientes de que los albaceteños han valorado que este año el premio haya recaído en artistas de la tierra. No obstante, Avendaño asegura que no es necesario ser de un lugar para poder hacer un buen carte. «Para hacerlo hay que conocer la ciudad, la Feria y sus costumbres, pero puedes conocerlo sin ser del lugar en cuestión», insiste Avendaño.

Significado

Pero, ¿qué significado tiene la Feria para los dos hombres que este año la anuncian con su creación? En este punto ambos discrepan. Así mientras Barnés reconoce que para él esa cita ha sido durante muchos años un referente de la tierra que le vio nacer, Avendaño dice sentirse poco unido a la misma. ¿El motivo? Apunta sin dudarlo que ha perdido encanto a la par que ha ganado muchedumbre. «Hay demasiada gente», matiza.

Aunque lo cierto es que este tandem también se unió en otra ocasión, cuando gobernaba Salvador Jiménez, para realizar el diseño de 20 carrozas para la Cabalgata. Ese sí que es un momento emotivo de Feria para Avendaño al igual que las ediciones en las que decoró de forma muy colorista el stand de la Caja Rural. También Barnés sabe bien lo que es trabajar en la decoración de stands de entre los que recuerda el de Liberación. Pero sobre todo a su memoria hoy llegan imágenes de la pre feria. «Le guardo mucho afecto porque era la época de estar con muchos currantes que se encargaban de los preparativos», dice insistiendo en que ahora es mayor para disfrutar igual de intensamente esta época. Nadie lo diría.



Vocento