EVASIÓN. Ocio y tiempo libre
 PORTADA
 ARTE
 CINE-TV
 GENTE
 LITERATURA
 MÚSICA
 NATURALEZA
 RUTAS-LUGARES
 TIEMPO LIBRE
 TECNOLOGÍA
 VIDEOJUEGOS


Basura ultramoderna

Foto
POR TONELADAS. La Unión Europea genera 7,4 millones de toneladas de residuos electrónicos al año. / EL CORREO

ECOTECNOLOGÍA. En España se generan más de 100.000 toneladas de residuos electrónicos al año. El 70% de los materiales que forman los electrodomésticos son recuperables

CARLOS ZAHUMENSZKY


El mundo de la alta tecnología ha experimentado una aceleración constante y progresiva en los últimos treinta años. Cada año, los fabricantes presentan nuevas maravillas técnicas para ganar posiciones en una carrera impuesta por las feroces leyes del mercado. Las novedades generan expectación y más de un consumidor no puede resistirse a cambiar de móvil, de ordenador o de reproductor de MP3 si el bolsillo se lo permite.

Una de las consecuencias más inmediatas de este consumo exacerbado es que, cada año, más dispositivos electrónicos acaban en los contenedores de reciclaje. Sólo en España, se producen más de 100.000 toneladas de basura electrónica anualmente. Según el último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, los socios comunitarios generan 7,4 millones de toneladas de residuos de esta naturaleza, compuestos por aparatos eléctricos o de línea marrón (televisores, vídeos, máquinas de afeitar...) y electrónicos o de línea gris (ordenadores, impresoras, teléfonos móviles...). La Agencia prevé que este volumen se duplique de aquí al año 2020.

Muchos dispositivos electrónicos actuales contienen piezas de plomo, cadmio, cromo o mercurio. Todas estas materias son potencialmente peligrosas para el hombre y el ecosistema si se liberan en el medio ambiente. Curiosamente, los dispositivos electrónicos son un tipo de basura cuyo proceso de reciclaje es relativamente sencillo en comparación con el que generan otros sectores. La mayor parte de los componentes son separables por medios mecánicos y se calcula que el 70% de cada dispositivo puede ser convertido en materias primas aprovechables. Sólo los productos metálicos superan este índice, con un 90% de volumen reciclable. Además, muchos de los materiales utilizados en electrónica (cobre, oro, plata, aluminio…) son valiosos por sí mismos, al no resultar abundantes en estado natural.

Negocio con futuro

El mayor problema al que se enfrenta el reciclaje de electrónica es la falta de una infraestructura de tratamiento adecuada. Tan sólo un puñado de comunidades autónomas cuenta con plantas de reciclaje para este tipo de basura. En 2005 entró en vigor el Real Decreto 208/2005 del 25 de febrero, destinado a regular la recogida y el reciclado de los aparatos eléctricos y electrónicos al final de su vida útil. Al amparo de ese decreto se creó la fundación Ecotic, una organización promovida por grandes empresas del sector de la electrónica de consumo para el desarrollo de herramientas de gestión de este tipo de desechos. Según fuentes de Ecotic, el volumen de residuos recuperados crece a un ritmo del 10% anual. Además de una necesidad, el tratamiento de desperdicios es también un negocio con futuro.

Pese a las políticas medioambientales que pueden ponerse en marcha, el reciclaje es un proceso que debe iniciarse en el mismo momento en que se diseña un nuevo producto. En California, el Senado debate estos días un proyecto de ley que obligaría a los fabricantes a reducir los materiales peligrosos de sus productos. El Estado que acoge a las mayores compañías tecnológicas del mundo genera medio millón de toneladas de basura electrónica al año.

Sociedades como Apple, que hacen gala de un excepcional diseño en sus creaciones, son, paradojicamente, blanco de las críticas de los ecologistas. Y precisamente por su línea exterior. La culpa la tienen dispositivos como el i-pod, cuya construcción dificulta el acceso a la batería interna para reemplazarla cuando se agota su vida útil. Diversos colectivos defienden la reutilización como la mejor alternativa para alargar la vida útil antes de pensar en reciclar. Un PC de hace cuatro o cinco años puede no ser capaz de hacer funcionar juegos de última generación, pero resulta un valioso instrumento educativo en países en vías de desarrollo.

La Euskadi más verde

El País Vasco es una de las comunidades donde más componentes electrónicos se reciclan de todo el Estado. La empresa Indumetal Recycling, fundada en 1928 al calor de la industria minera, es hoy pionera en la recuperación de materiales de dispositivos eléctricos y electrónicos. La compañía con sede en Asua valoriza materias primas como vidrio, plásticos, zinc, plomo, plata o mercurio, que son devueltos posteriormente al mercado.

A la labor de Indumetal se une la iniciativa puesta en marcha recientemente por Sarbide, una empresa de duplicación de CDs con sede también en Asua. Se trata de un proyecto de I+D pionero en el Estado que pretende lograr la gestión integral de los CDs y DVDs que ya no sirven. El consorcio de empresas participantes, que incluye a Haizelan, Recycling Plast, Gaiker e IK4, pondrá en marcha una campaña de recogida de discos desechados para su posterior tratamiento.

Sólo en España, se fabricaron 390 millones de discos compactos en cualquiera de sus variedades. Aunque no constituyen un residuo tóxico, los discos están compuestos en un 99% por policarbonato puro. Se trata de un material plástico muy resistente que puede reutilizarse de forma muy ventajosa. Una vez procesado convenientemente, el policarbonato se usa para fabricar carcasas de dispositivos electrónicos o piezas para el mercado de automoción. La campaña puesta en marcha por Sarbide cuenta con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente y tendrá una duración de dos años, durante los cuales se establecerán varios puntos de recogida animados por una mascota: la canguro Cederika.




 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es