LA PORTADA

ESPECTÁCULOS

CINE

MÚSICA

LITERATURA

EXPOSICIONES

VARIOS

CURSOS

CONCURSOS

RUTAS

REPORTAJES

RUTAS

Mirar un cielo plagado de estrellas
El nuevo Observatorio Astronómico de La Sagra atrae a los científicos por la nula contaminación lumínica. La tecnología actual permite saber con 80 años de antelación si un asteroide va a impactar en la Tierra

Texto y fotos: José María Galiana
27/06/2004

Astronomía y turismo no son actividades incompatibles. Es más, a diario crece el número de ciudadanos que se han aficionado a contemplar el cielo a causa del turismo, de manera especial, en Estados Unidos. Cerca de aquí, en las estribaciones de La Sagra (2383 metros), los propietarios del complejo Collados de la Sagra han instalado un observatorio astronómico con el asesoramiento y la financiación tecnológica del Consell Balear, cuya presidenta, María Antonia Munar Ruitort, se desplazó el pasado día 17 a este apacible rincón de Andalucía para inaugurar un proyecto científico y divulgativo de gran interés, dado que se encuentra en uno de los mejores emplazamientos de la península ibérica.

LUGAREÑOS. En los extremos, Arturo y Amancio, del complejo Collados de la Sagra. En el centro, José Luis Ortín, director del Instituto de Astrofísica de Andalucía.

Para José Luis Ortín, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, «es el mejor, ya que se encuentra libre de contaminación lumínica y la transparencia atmosférica es nula. Se trata de uno de los últimos reductos, y es necesario promulgar una ley protectora. Los astrónomos europeos nos envidian porque las condiciones climatológicas son tan adversas que solo disfrutan de una media de diez días despejados al año, y la contaminación lumínica es muy elevada».

La instalación cuenta con cuatro módulos: tres albergues automatizados para telescopios y una sala de control. El primer módulo se destina exclusivamente a la divulgación con telescopios de 20 y 25 centímetros de diámetro; el segundo está dedicado al experimento denominado CANES2, que usa dos telescopios de 36 centímetros y sus respectivos detectores; el tercer módulo acoge un telescopio de 60 centímetros fabricado íntegramente en España –uno de los de mayor diámetro del país– para abordar tareas de investigación sobre objetos cercanos a la Tierra.

Objetivos

Los científicos implicados en el proyecto, Salvador Sánchez y Jaime Nomen, del Observatorio de Mallorca, José A. Quesada, del Centro Astronómico Hispano Alemán, y Alberto Castro-Tirado, Francisco J. Aceituno y José Luis Ortín, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, se han marcado diez objetivos: a) dar la oportunidad de contemplar los astros a través de telescopios potentes y modernos en un lugar privilegiado, de acceso sencillo y dotados de los servicios necesarios; b) divulgar la astrofísica; c) concienciar a la población del gasto energético y de la acusada contaminación lumínica; d) acercar al ser humano a su verdadera posición en el Cosmos; e) proporcionar un lugar para estudiantes de enseñanza secundaria, escolares, universitarios e incluso profesionales, donde aprender astronomía y participar en procesos de investigación; f) explicar el problema de las colisiones de asteroides y cometas sobre la tierra; g) dar a conocer las actividades científicas que se hacen en España, y particularmente en La Sagra; h) generar material audiovisual de divulgación en los campos de la astronomía y la astrofísica; i) crear páginas web divulgativas.

El nuevo observatorio ocupa un espacio despejado frente al macizo de La Sagra e integrado estéticamente en el entorno de la cortijada donde nació Chencho Arias, a unos 500 metros del complejo turístico y medio ambiental Collados de La Sagra, que en 1999 obtuvo el primer premio de turismo de la Junta de Andalucía. Situado a 1550 metros de altitud, es accesible por carretera durante todo el año, tiene una buena estadística de noches despejadas y carece de importantes obstáculos en el horizonte.

MONTE SACRO. En el observatorio de La Sagra existe uno de los mejores telescopios de España.

Las observaciones no se limitan a la luna y algún planeta muy brillante. En esta estación astronómica se pueden ver no sólo asteroides, cometas y objetos relacionados, sino innumerables objetos celestes que no están al alcance del ojo humano, algunos de ellos inimaginables para buena parte de los no iniciados: regiones de formación estelar, cúmulos de estrellas, débiles galaxias o escenarios tan imprevisibles como la muerte de una estrella, acompañado en el momento de la observación de una charla sencilla y amena.

José Luis Ortín insiste en la importancia de tener un cielo oscuro y libre de una contaminación lumínica que amenaza a la investigación de los observatorios de Calar Alto y Sierra Nevada: «La contaminación lumínica priva de la contemplación de los cielos y el ser humano está perdiendo la perspectiva del lugar que ocupa en el Cosmos. Los planetarios fueron un invento de los ingleses y alemanes para enseñar a navegar usando las estrellas, porque en sus países casi siempre está nublado. Lo paradójico es que en España haya una docena de planetarios que, en el fondo, son una mala simulación. Aquí, lo tenemos de forma natural».

A simple vista, en las noches sin luna, desde la próxima meseta del Miravete, se divisa Sierra Nevada, Guadix, Baza y Pozo Alcón. Son luces muy lejanas, y lo que prevalece en este mirador es la oscuridad. Esa circunstancia permite gozar con absoluta nitidez de un cielo muy puro surcado por los millones de estrellas que forman la Vía Láctea o Camino de Santiago, cuya luminosidad se impone sobre el oscuro telón del espacio.

El complejo turístico Collados de la Sagra, que ha financiado la costosa infraestructura, es determinante para atender las visitas de grupos coordinados desde el Instituto de Astrofísica, la Fundación Spaceguard Spain y el Observatorio Astronómico de Mallorca, independientemente de las visitas divulgativas de carácter individual o colectivo, con la particularidad de que estas actividades pueden realizarse a través de Internet, proyectando las imágenes capturadas por los telescopios en un salón de actos, a la vez que se muestran imágenes de cámaras de visión nocturna que ilustran los movimientos y el estado de los telescopios.

AIRE PURO. En primer plano, las amapolas silvestres y, al fondo, La Sagra, en todo su esplendor. J.M.G.

El público al que va dirigida la actividad es de amplio espectro: grupos de escolares, jubilados, curiosos y aficionados a la astronomía, con un promedio de 15 a 20 personas por noche a la largo de las distintas sesiones. En fechas muy señaladas (eclipses, lluvia de meteoros de las Perseidas, etc. ) se organizarán actividades públicas para atender a mayor número de personas.

La existencia de este enclave astronómico salvaguarda la contaminación lumínica y contempla, a medio plazo, el establecimiento de una base en la sierra de la Sagra, desde la cual hacer estudios de prospección de la cima, a 2.383 metros de altitud. Los estudios preliminares auguran que se trata de una cumbre de enorme interés astronómico. «Necesitaríamos una semana –explica Ortín– para instalar un campamento con un telescopio específico para medir turbulencias atmosféricas, y si las medidas son muy buenas, como esperamos, en un futuro, con la ayuda de países extranjeros, podríamos tener una instrumentación puntera».

Saturno es uno de los planetas más seductores. A través del telescopio se ve el anillo de hielo, una especie de pelota que flota en el espacio, y de Júpiter se ven perfectamente las cuatro lunas y los dos cinturones de su atmósfera. Tras una introducción audiovisual sobre el sistema solar, los visitantes ven comentarios, asteroides y todo tipo de astros, incluido un sistema enfocado al rastreo del cielo, en busca objetos veloces, desarrollo único en el mundo cuya primera versión se ha construido en el observatorio de Mallorca.

Los Collados, un admirable complejo
de turismo rural

Collados de la Sagra es un admirable complejo de ocio y de turismo rural que supera el concepto común, a partir de diversas alternativas: cabañas de madera individuales desparramadas por la ladera, un hotel de veinte habitaciones en planta baja, confortable y luminoso, piscina, tienda de regalos y productos tradicionales de la zona (lomo de orza y de cáscara, jamones, embutidos, vinos, quesos, artesanía, juguetes...) bar cafetería, hamburguesería, barbacoa, área de esparcimiento para niños, espacios verdes, alquiler de bicicletas, varias terrazas sombreadas de encinas que miran a la cara norte de La Sagra, programación de rutas turísticas y un sorprendente restaurante que conjuga gastronomía ancestral y creativa, razones por las que la Junta de Andalucía le concedió en 1999 el Premio Nacional de Turismo.

Cuatro de las habitaciones son suites, y todas dan a un patio central acristalado que luce suelo de cerámica, cantos rodados, maceteros de cipreses y mobiliario de mimbre para tomar el desayuno bajo el cielo de La Sagra
.

CÓMO IR, COMER, DORMIR


Accesos: La Sagra se encuentra a 138 kilómetros de Murcia. Tome la autovía del Noroeste que termina en Caravaca y siga en dirección a Barranda, deje atrás Almaciles, ya en la provincia de Granada, y en la Puebla de don Fadrique tome la carretera de Santiago de la Espada. Unos pocos metros después, desvíese hacia Collados de la Sagra, que se encuentra a unos doce kilómetros.

Comida y hospedaje: Lo más recomendable es hacer noche en el hotel Collados de la Sagra (958/34 44 64), premio nacional de Turismo de Andalucía, un tres estrellas muy bien equipado, o en las cabañas de madera esparcidas en torno al complejo. El desayuno en la terraza, bajo las frondosas encinas, es inolvidable. Café humeante, pan recién horneado con tomate rallado, mantequilla o mermelada, y si se decide a caminar hasta las secuoyas o hacer turismo activo y de aventura, refuerce el almuerzo con un par de huevos fritos y suculentos embutidos de caza mayor.

SENDERISMO

Euroaventura (958/74 26 02) organiza por la zona al volante de varios todoterrenos, una serie de rutas paisajísticas, arqueológicas y culturales con parada y fonda en el Hornico, Parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas, y Galera

El Ayuntamiento de Cazorla (953/72 00 00-606/15 29 23; http://www.cazorla.com) informan acerca de la berrea y de las características del parque natural de la sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, que abarca 214.000 hectáreas y ocupa el noroeste de Jaén y su frontera con Murcia. 1.300 especies de plantas, 36 de mamíferos, 127 de aves y 16 de reptiles se han registrado en su entorno.

Félix Rodríguez de la Fuente Con el nombre del popular naturalista, las autoridades andaluzas y los lugareños de las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas rindieron homenaje a Rodríguez de la Fuente abriendo una ruta con su nombre que transcurre por uno de los ámbitos más frondosos de todo el parque. Tiene veinte kilómetros de longitud y la hizo el propio de la Fuente en varias ocasiones para incorporar a la serie El hombre y la tierra. La ruta cuenta con cinco miradores y paneles con los valores biológicos y paisajísticos del parque.

 
 

        


© La Verdad Digital S.L.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@la-verdad.com