CATEDRAL DE MURCIA. EXPOSICION 2002

INFORMACIÓN GENERAL             
VISITAS VIRTUALES POR MAPA 
 VISITAS VIRTUALES POR LISTA
GUÍA DE OBRAS SELECCIONADAS

FUNDAMENTUM ECCLESIAE

En este apartado el visitante encuentra la historia de un territorio vertebrado en torno a dos realidades diferentes: la que tuvo como protagonista la Cartagena del Bajo Imperio donde acudió el Apóstol Santiago en los comienzos de la evangelización de Hispania y la que surgió en torno a la ciudad de Murcia como cabeza de un reino y sede de un nuevo obispado. Cronología, historia y territorio constituyen las bases de esta sección, de gran importancia en el desarrollo posterior de ambas demarcaciones, originando una historia fantástica, una visión fabulada del pasado, cuyas raíces hundidas en el campo de lo legendario justifican el clima de exaltación conquistado durante los siglos del Barroco. Se trata de contar una historia que discurre en el terreno político y militar, desde Roma a Castilla y desde ésta hasta el mundo contemporáneo, y en el ámbito de la historia religiosa, desde la fundación hasta nuestros días.

- Ara de Minerva o de Lechuza
- Cruz monogramática
- Colección Canónica Hispana (Códice conciliar mozárabe)
- San Isidoro. Bartolomé Esteban Murillo
- Candil
- Cantigas de Santa María. Alfonso X el Sabio
- Cruz parroquial. Atribuida a Mateo Danyo
- Retrato de José Vargas Ponce. Francisco de Goya
- Retrato de Alfonso XII. Federico de Madrazo
- Vista de Cartagena desde el norte. Manuel de la Cruz
- Noli me tangere. Maestro de Chinchilla
- San Miguel. Paolo de San Leocadio
- San Martín. Miguel de Vera
- Tapiz de Mateo Lang
- Coraza de Mateo Lang
- Ostensorio. Taller madrileño
- Della simmetria dei corpi humani. Alberto Durero
- Retablo de San Miguel. Maestro de Puixmarín
- Sarcófago romano de don Gil Rodríguez de Junterón

AEDES DOMINI

Tras el viaje por la historia de la Diócesis de Cartagena y el Reino de Murcia en el primer apartado de la exposición, se abre ahora al visitante el espléndido espacio panorámico del templo, considerado como escenario de la liturgia y la imagen.
El edificio religioso recibió, por su fin primordial de culto, un sinfín de elementos estéticos que configuró su imagen material y simbólica como espacio en el que se depositaron los misterios de la religión, bajo la forma sublime de un arte capacitado para sugerir la emoción estética que su contemplación sugería y la evolución simbólica de las verdades que representaba.
En el templo cristiano cristalizaron las formas artísticas más suntuosas, las creaciones del pensamiento y la sensibilidad humana más exquisitas, algunas de ellas ahora aquí expuestas, con el fin de servir de ofrenda y dar testimonio de esa forma del paso del hombre por la historia.

- Santa Clara. Francisco Salzillo
- Arqueta de Isabel Clara Eugenia
- Casulla del sacerdote Chirinos
- San Juan. Francisco Salzillo
- Madonna. Giovanni Battista Salvi, “Il Sassoferrato”
- Clavicordio en ciprés
- La Tentación de Santo Tomás de Aquino. Velázquez
- San Antonio de Padua. Alonso Cano

FULGOR CRUCIS

El final de la exposición supone una recapitulación de todo el discurso planteado de manera que quede justificado el mensaje de dos mil años de historia cristiana.
La coronación del imafronte catedralicio proclamaba con la figura del Apóstol Santiago el inicio de la evangelización de Hispania a través de Cartagena. Este hecho simbólico, principio y fin del mensaje iconográfico de la portada, encuentra en la vida de Cristo, concebida bajo la poética imagen del resplandor de la Cruz (Fulgor Crucis), uno de los capítulos artísticos más importantes de la vieja Diócesis y del Reino de Murcia que vieron nacer obras y maestros tan significativos como para dar coherencia artística, emoción estética y vida plástica a uno de los capítulos esenciales del arte occidental.

- Pórtico del Nacimiento. Francisco Salzillo
- La multiplicación de los panes y los peces. Pedro Orrente
- La Caída. Francisco Salzillo
- Las lágrimas de San Pedro. Diego Velázquez
- Cristo del Corpus. Jerónimo Quijano
- Asunción de la Virgen. Vicente Palmaroli

- El Imafronte Catedralicio