Portada
Capítulos: 0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15
Cap.nº8: Ingenios Hidráulicos: norias, aceñas y molinos

ver más infografias

Existían molinos adaptados a numerosas necesidades:
Fragua hidráulica. La fuerza del agua movía el martillo, facilitando la labor para elaborar todo tipo de herramientas.
Molino de regolfo. El agua penetraba hasta la rueda por un estrecho canal –lo que hacía que se acumulara y creciera, produciéndose el efecto de regolfo– hasta llegar al rodete, haciéndolo girar, al tiempo que éste hacía girar también el agua por el efecto centrífugo, proporcionando una fuerza añadida.

El molino cartagenero
La noria fue durante mucho tiempo la principal fuente de energía inanimada. El problema residía en que sólo podía funcionar en las zonas en las que existiese una corriente de agua capaz de hacer girar su engranaje.

En la comarca de Cartagena, carentes de esta fuerza motriz, se vieron obligados a buscar una fuente de energía más extendida: el viento. Si el agua escaseaba en la zona, al menos la fuerza eólica no. Y el campo de Cartagena comenzó a parecerse a un paisaje quijotesco, con docenas de ejemplares de molino extendiendo sus velas –no aspas, como aclara uno de los primeros estudiosos del tema– al viento para aprovechar esta energía natural.

Una especial disposición permitía que los molineros pudieran orientar sus brazos en la dirección más propicia para conseguir la mayor fuerza del viento. Posteriormente, aprendieron a diseñarlo de forma que la misma fuerza del viento hiciera que el molino se orientara por sí solo en la dirección adecuada.
Durante siglos, estos ingenios eólicos se convirtieron en una forma eficaz para realizar todo tipo de moliendas, pero también para bombear agua a la superficie.

El molino cartagenero constituye una de las tres clases de molinos mediterráneos españoles que describe Caro Baroja –junto al manchego y al andaluz–. La fama de su eficacia debió ser grande, pues parece que el molino cartagenero se introdujo en la vecina Portugal como ingenio ideal para sacar agua.

Los molinos de viento fueron especialmente importantes en Cartagena y su comarca, pues abundan las referencias a ellos en pedanías, caseríos y en su propio callejero: el Barrio de Peral se conoció durante mucho tiempo como Los Molinos; existieron los Molinos del Ferriol, Molinos Marfagones, Molinos Gallegos, Calle del Molinete, Plaza del Molinete, San Cristóbal del Molinete, Plaza del Molino antiguo...

El molino cartagenero de arcabuces tiene la torre de planta circular y alzado levemente cilíndrico–cónico. Está construída de mampostería blanqueada. Solían situarse en una loma o un desnivel con una doble intención: poder coger más viento y, al mismo tiempo, distribuir el agua con facilidad hacia los canales de riego desde la balsa que solían tener adosada.
Junto a la torre tenían una rueda o tambor, como los de las norias. Sobre ella giraba una maroma con los arcaduces o cangilones, que iban sacando el agua y depositándola en la balsa.

El tejadillo descansa sobre el telar, pudiendo girar para ponerse siempre en la dirección del viento. Las velas, más o menos arrolladas según la intensidad del viento, movían la rueda del aire, cuyo engranaje hacía girar todo el entramado. Una vez en la dirección correcta, se inmovilizaba la guía con cuerdas.
Según García Martínez, el número total de molinos para todo el campo de Cartagena, en función de los restos encontrados, era de 147, de los cuales 122 eran de sacar agua, y el resto era utilizado para moler.
En San Pedro del Pinatar, los molinos de viento forman parte de un complejo sistema de aprovechamiento del agua que ha permitido durante mucho tiempo el desarrollo de su actividad salinera. Los molinos elevaban el agua del Mar Menor a las charcas salineras valiéndose de energía eólica. Una vez dentro, el agua circulaba entre las charcas por gravedad. Aunque fueron sustituidos poco a poco por estaciones eléctricas, los últimos molinos estuvieron funcionando hasta finales de los años 60.

Molino de esparto, el haz de esparto se colocaba bajo el mazo y se majaba, quedando preparado para ser trabajado.


 

 


Esquema de molino cartagenero



Los Molinos Nuevos o de las Venticuatro piedras fueron fundamentales en Murcia en el Siglo XXIX.
Molino de picar polvora