Suplemento especial del diario LA VERDAD
 
 
 



La oveja invasora

Foto
PASTANDO. Pastor trashumante con su rebaņo de ovejas merinas./LV

La introducción de la raza israelí assaf, más generosa a la hora de dar leche, hace peligrar el futuro de los rebaños autóctonos de España

I. ÁLVAREZ / J.C. HERNÁNDEZ


Tuvo mérito Dolly en llegar a ser en su día la más famosa del mundo. De ovejas se cuenta poco, de no ser los corderitos que se suman cuando no se puede dormir. Pero hay grandes cosas para hablar de ellas. La leche, por ejemplo, hasta hace unos días no se podía envasar, pero ahora ya se vende leche de oveja en tetra brik. Es más cara y de color más feo que la de vaca. Y qué, si una empresa de Zamora ha inventado la manera de conservarla en caja tres meses. Cuestión de renovarse... o morir.

Se les está pasando por la cabeza la posibilidad de seguir esta máxima a algunos pastores criadores de oveja churra, a los de la oveja merina, a los de oveja manchega y también a los de oveja segureña, una raza presente en el paisaje de Albacete, Murcia y Alicante desde la noche de los tiempos.

Las razas autóctonas son reacias al establo, pero una campeona quitando maleza de los prados y dando un generoso toque de grasa a su materia prima, que tan bien viene para elaborar los reconocidos quesos manchegos. Pero es parca en cantidad de litros ordeñados si lo que se busca es vivir del pastoreo, oficio difícil de encajar en el siglo XXI.

La leche de oveja predomina en Castilla-León, Castilla-La Mancha, País Vasco y Navarra, a cargo de las razas churra, merina, manchega y lacha. Suele usarse sobre todo para la elaboración de quesos curados. La raza del Sureste español, la segureña, se emplea más para la producción de carne, ya que se cotizan más los quesos de cabra.

Hoy, las razas autóctonas con mayores efectivos son la merina, con 2,5 millones de hembras reproductoras; la aragonesa, con 2,2 millones; la churra, con 1,4 millones; la manchega, con 1,2 millones; la segureña, con 920.000 reproductoras; y con menos efectivos están la talaverana, con 349.000; la ojalada, con 316.000 y la lacha, con 311.000.

Pero ni ellas ni otras tienen parangón con la raza assaf, de origen israelí, una oveja de alto rendimiento lechero, capaz de producir cerca de 500 litros por lactación (la segureña da de 80 a 100). Y sin rechistar en la cuadra, que la prefiere al monte. La que popularmente denominan la vaca judía lleva décadas en España.

Fue un cura toledano de quien nadie da pistas quien, conocidas sus virtudes, viajó hasta Israel y, tras estudiar el manejo de los rebaños de assaf -nacida del cruce entre una raza alemana y otra egipcia-, se trajo 500 corderos. Generaba dudas entre los ganaderos su adaptabilidad al medio y a muchos les costó cambiar de inquilinas en sus explotaciones, pero hoy el número de cabezas de ovino assaf que se crían en España lleva seis ceros por detrás, millones. «De aquellos primeros 500 animales han tenido que nacer todos los demás, los míos también», opina José Arévalo, ganadero de Navas de Oro (Segovia).

Quiso Arévalo hace once años emular a aquel sacerdote con luces, pero los tiempos eran otros y en Europa estaban cerradas las fronteras para este tipo de operaciones. De modo que compró las ovejas assaf aquí y luego marchó a Israel para aprender cómo bieneducarlas. Ha hecho bien los deberes. Ya tiene 600 ovejas y hace dos años, un ejemplar de su rebaño fue Reina de la Leche en la categoría de producción en un concurso regional.

Además de los números, al pastor alavés Patxi Orbezua le terminaron por convencer los mordiscos de lobo que, día sí, día también, veía en su rebaño. Cada cien ovejas, la Diputación de Álava otorga al pastor un perro y poco más de 180 euros de subvención. «He comprobado que no compensa. Mantendré la cría de lacha, pero he apostado por la otra raza. Me duele en el alma, pero tiene que ser así», asevera. En marzo pasado parieron sus primeras ovejas assaf. Orbezua ve que el futuro se le aclara con la introducción de este animal. Y como él, ya hay otros cuatro más.

Nicolás Díez, pastor burgalés, consciente de que «muchos se me echarán encima si digo esto», opina que «si las centrales lecheras pagaran el litro de leche a un euro o más -ahora está en un máximo de 88 céntimos-, merecería más la pena el oficio de quesos».

En Navarra, la creciente demanda de este tipo de leche choca con las limitaciones inherentes a la producción y está reñido con el deseo empresarial de incrementar las unidades y abrir nuevos mercados exteriores. El queso de roncal se elabora con la leche de las ovejas lacha y rasa y del cruce de la primera con la foránea milschaaf.

Las industrias han pedido una y otra vez modificar el reglamento de la Denominación de Origen de Queso de Roncal. Quieren que el sello de calidad se abra a las razas assaf y lacaume, «porque la producción lechera de la oveja lacha es insuficiente para garantizar la supervivencia de la denominación, situada en 387.000 kilos anuales».

Quesos con label

Los productores que elaboran los sellos Queso Manchego y Zamorano, y los del label de Extremadura La Serena -quesos que proceden únicamente de leche de oveja merina-, entre otros, están preocupados.

Paco Murillo, ganadero de la citada denominación extremeña, está convencido de que «los intentos que sufre el queso navarro de roncal se extenderán a otros sellos».

Prefiere no pecar de ingenuo. Qué más quisiera que no agarrarse, dice, al «hecho objetivo de que una oveja estabulada -criada en la cuadra, no pide el pastoreo al aire libre- produce diez veces más que nuestras ovejas merinas».

Miriam Molina, gerente de la denominación de origen Queso de Idiazabal, a la que están acogidas un centenar de queserías, llama a la reflexión: «Uno de los objetivos de la creación del sello era encargarse de mantener vivos unos pueblos y unas culturas que, de otro modo, desaparecerían».

Igualmente lamenta «el mercado violento» en que se mueve el sector y advierte de que la «apertura» a la assaf, en este caso, traería «consecuencias nefastas» para el sector primario español. El asunto de la oveja Dolly era, sin duda, más divertido.



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es