Suplemento especial del diario LA VERDAD
 
 
 



Frankfurt, la capital financiera de Europa

Foto
OCIO. Recorrer en barco el río Meno ofrece una perspectiva general de la ciudad, desde sus rascacielos hasta sus museos, pasando por el barrio de las sidrerías. / A. RODRÍGUEZ

Es la urbe más rica del continente y tiene una sugerente y variada oferta cultural

A dos horas de vuelo de Madrid o Barcelona, es ideal para una escapada de verano

ALEXIS RODRÍGUEZ


No es París o Londres, ni siquiera Madrid, pero Frankfurt se está convirtiendo rápidamente en un destino muy aconsejable para aquellos que quieran disfrutar de una ciudad tranquila, divertida y con una de las mejores ofertas culturales de Europa. Y, también importante, está a tiro de piedra de las principales ciudades españolas.

Su impresionante centro financiero, con algunos de los edificios más altos del continente (bautizada como «Mainhattan»; el nombre de la ciudad en alemán es Frankfurt am Main), sus dieciséis museos situados a lo largo del río Meno -conocido como el «dique de los museos»-, su casco antiguo con la Plaza del Romano como centro neurálgico, las sidrerías del barrio Sachsenhausen o sus elegantes calles, como la Goethestrasse, constituyen un conjunto muy atractivo que se puede recorrer a pie en poco más de tres horas.

Y es que Frankfurt del Meno, con sus 670.000 habitantes, es una ciudad muy asequible no sólo en términos geográficos, sino también económicos porque, por ejemplo, el precio de sus hoteles -como el elegante y céntrico Westin, en la calle Konrad Adenauer,cinco estrellas y muy chic-, de sus tiendas o de sus restaurantes están a cierta distancia de establecimientos de igual categoría de Londres, París o Madrid.

El vado de los francos (Frankfurt, en alemán) fue mencionado por primera vez en la historia en el año 794 en una escritura de cesión a la población por parte del emperador Carlomagno. Se convierte así en ciudad y en el año 855 se celebra en ella la primera elección real. Desde ese momento y hasta la unificación alemana en 1871 se eligieron en ella 36 reyes y se coronaron diez emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico o Sacro Imperio Romano de Occidente. Los guías de la ciudad muestran orgullosos en el salón del Ayuntamiento, situado en la Plaza del Romano, los cuadros con todos los electos y se detienen especialmente para destacar la majestuosa figura del emperador Maximiliano, padre de Felipe el Hermoso y abuelo de Carlos V de Alemania, como allí se conoce, aunque para nosotros sea Carlos I de España.

Su situación geográfica privilegiada en el corazón de Europa hizo de ella un centro de intercambio comercial de primer orden y una ciudad multicultural desde su mismo origen.

Esa peculiaridad parece haberse transmitido en los genes de sus habitantes de generación en generación y ha resistido embates tan duros como los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, que arrasaron prácticamente la ciudad.

Tras la firma de la paz, estuvo a punto de ser elegida capital de la nueva República Federal de Alemania y, aunque el premio recayó en Bonn, Frankfurt emergió como la auténtica capital económica del país y de toda Europa. De hecho, encarna de manera especial el denominado «milagro económico alemán».

La economía

Las estadísticas lo confirman. Para una población próxima a los 700.000 habitantes existen 569.100 empleos en 44.000 negocios; cada día 318.000 trabajadores más llegan provenientes de sus alrededores (una región metropolitana de cerca de cinco millones de habitantes) y se genera en ella un producto interior bruto de 44.000 millones de euros, con una bajísima tasa de paro, el 7,6 por ciento. Aquí tienen su sede el Banco Central Europeo, el Banco Federal de Alemania y otras 332 instituciones financieras son originarias o tienen oficinas en la ciudad, entre ellas 194 extranjeras de cuarenta países.

De hecho, la familia de banqueros más conocida del mundo, los Rotschild son de Frankfurt, aunque de ellos en la actualidad sólo queda una placa en el portal de un edificio. La Bolsa de Valores es la cuarta más importante del mundo, después de Nueva York, Tokio y Londres y su sede es bien reconocible por las esculturas que hay ante la entrada de un enorme toro en pose amenazadora, que representa el alza de los valores, y un oso cabizbajo para recordar a los inversores que todo lo que sube, baja.

La cultura

Como no sólo de economía vive el hombre las autoridades municipales invierten cada año el 10% de los impuestos en mejorar la oferta cultural y esa es la principal razón de que nos encontremos con varios de los mejores museos del mundo. Además, sus sedes ocupan algunos de los edificos más bonitos, antiguos caserones situados a lo largo de un precioso paseo a orillas del río Meno -el ya mencionado «dique de los museos»-, los pocos que no fueron destruidos durante la guerra.

Desde el año 1976 la ciudad ha destinado doscientos millones de euros en este proyecto y así podemos disfrutar del Museo Städel en cuyos fondos hay magníficas obras de Durero, Rembrandt, Vermeer, Monet,Van Gogh, Cézanne, Picasso, Matisse, Bacon... Los amantes del arte moderno pueden deleitarse con Lichtenstein, Warhol y Wesselmann. Destacar especialmente el Museo de Comunicación cuya sede es una preciosa mansión construida en 1891, y el Museo del Cine Alemán.

Los amantes de la cultura no deben perderse la visita a la casa de Goethe, el autor más importante de las letras alemanas. Merece la pena porque los responsables durante la guerra de su casa museo, situado en la calle Hirschgraben donde nació y pasó su juventud y, por tanto, donde comenzó a escribir Fausto, tuvieron la precaución de proteger en un sótano todo el mobiliario y efectos personales. La casa está reconstruida entera, pero todo lo que hay dentro es auténtico.

La Feria del Libro de Frankfurt es un evento muy importante desde el punto de vista editorial ya que en ella se desarrollan importantes actividades relacionadas con el sector, como negociaciones entre libreros y editoriales y negociaciones sobre derechos de venta en todo el mundo. En la feria participan todo tipo de empresarios, desde empresas de publicidad hasta pequeños libreros, pasando por un amplio espectro de participantes como los traductores, ilustradores, académicos etc. El año pasado estaban acreditados 12.000 periodistas de 92 países.

El Aeropuerto de Frankfurt es una referencia internacional y sus más de 54 millones de pasajeros al año lo convierten en el segundo aeropuerto más transitado de Europa, solamente superado por el de Heathrow, de Londres. Es considerado el mejor aeropuerto de carga del mundo. Asimismo, es el aeropuerto en el que opera el mayor número de líneas aéreas internacionales. El aeropuerto de Frankfurt-Hahn es utilizado por compañías aéreas de bajo coste y se encuentra relativamente lejos de la ciudad. La Estación Central de Frankfurt, con 130 millones de viajeros cada año es una de las estaciones de ferrocarril más grandes de Europa.

Al igual que Berlín, Frankfurt ha implementado un completo sistema de bicitaxi; transporte alternativo y ecológico. Por su parte, el Metro posee siete líneas y 58,7 kilómetros de longitud. La red de trenes metropolitanos es también subterránea en su mayoría, y cuenta con 13 líneas y más de 300 kilómetros de longitud, la llamada S-Bahn Rin-Meno.

Hay muy pocas excusas para no ir a Frankfurt. Desde Madrid sale cada día un vuelo de la compañía LAN, que utiliza un Airbus 340, probablemente el mejor avión de todos los que hacen la ruta, y el billete por internet cuesta 92 euros. Muy cerca de esta ciudad, a media hora en autobús, está Wiesbaden, la capital del estado federado de Hesse, deliciosa para pasear por sus jardines, palacios, calles peatonales y tiendas de lujo y de recuerdos.

A última hora del día, de vuelta en Frankfurt, hay que acercarse a la Plaza de Carl-Theodor-Reiffenstein. Allí, en la azotea de un edificio de aparcamiento, han instalado una pequeña playa en medio de la ciudad. La entrada es gratuita, aunque se pagan tres euros si llegamos después de las seis de la tarde. Hay piscinas y bares. Es agradable relajarse en una tumbona y hundir los pies en arena de playa contemplando los rascacielos de «Mainhattan».








Publicidad



 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es