PORTADA
 REPORTAJES
 CIENCIA
 CORAZÓN DE  PAPEL
MI MURCIA /
GARCÍA MARTÍNEZ
 


CORAZÓN DE PAPEL - PROTAGONISTA
Laura Sánchez / Modelo
«Tardaré en encontrar a alguien como Enrique»

Por Arantza Furundarena
30/11/2003


SUERTE. Laura Sánchez cree que las modelos son muy «afortunadas».

Dicen los bookers que Laura Sánchez tiene «muy poca cabeza de modelo». Se refieren a su autenticidad y empeño por mantenerse fiel a sus raíces de niña de un pueblo de Huelva; aunque sus primeros meses de vida los pasó en Alemania.
Laura también constituía, junto al modelo Enrique Miranda, una de las parejas más sólidas del mundo de la pasarela. Pero la relación se ha roto después de cinco años. Esta semana, la modelo acudía sola a la inauguración de una tienda de ropa en el centro de Madrid.

 


 

 

 

 

 




Recién separada de su novio, la ‘top’ andaluza lamenta que «las relaciones no sean siempre como el primer año»

–¿Le pierde el armario?
–Qué va. Yo soy una persona que se gasta muy poco dinero en ropa. No hace falta pagar una fortuna para ir bien vestida. Mi armario está lleno de ropa de precio muy asequible.

–Es difícil de creer en alguien que desfila para Armani.
–Lo sé, pero es que no me gusta ir de compras. No he ido jamás. Las cosas me las compro según las veo y me gustan. Y al final siempre acabo con zapatos y bolsos, dos complementos que, reconozco, son una de mis debilidades.

–Hablando de bolsos, creo que conservaba uno muy peculiar…
–Ah, sí, no me lo recuerde. Lo tiene mi madre escondido en casa y, de vez en cuando, me dice que cualquier día me lo va a tirar a la basura.

–¿Tan feo es?
–Para ella, sí. Pero yo lo veo bonito. Me lo compré en París, me costó carísimo, pero es de esos de segunda mano y está destrozadísimo.

–¿Sigue viviendo en la capital francesa?
–No, ahora vivo en un viaje perpetuo. Llegué la semana pasada de Nueva York; antes, estuve en Londres… Espero que las Navidades sean más tranquilas. Al menos, yo quiero pasarlas en España.

–¿Y su domicilio real dónde está?
–Estoy intentando fijarlo en Nueva York. Lo que pasa es que es una ciudad que me estresa demasiado. Ahora, cuando voy, me quedo en casas de amigos.

–¿Por qué le estresa tanto Nueva York?
–No sé, la considero una ciudad demasiado agresiva para mí. Además, cada vez que intento quedarme más tiempo y acostumbrarme a su ritmo debo regresar a España porque me reclaman para trabajar. Y luego me da aún más pereza volver.

–¿Conoce de memoria su agenda?
–Sé que ahora estaré en Granada haciendo un anuncio y que de allí me iré a Alemania para realizar una campaña de ropa interior en Hamburgo. Y hasta ahí puedo contar, porque esta vida es así. No hay planes a largo plazo. Y si los hay, muchas veces te los cambian.

Balance anual

–¿Ha cumplido alguna meta profesional en este año que está a punto de acabar?
–Cada año pienso que el balance supera al del año anterior; no sé si por optimismo o por hacerme fuerte en esto.

–Pue es afortunada.
–Yo creo que las modelos tenemos una suerte increíble con nuestro trabajo. Este año quizá lo más importante haya sido haber desfilado para Armani y Jean Franco Ferré.

–¿Esta Navidad será más triste a causa de su todavía reciente separación?

–Bueno, a mí la Navidad es una fecha que no me gusta nada.

–¿Por qué?

–Me falta mucha gente querida en mi familia y las Navidades siempre me parecen tristes. Estoy deseando que pasen pronto y que llegue Semana Santa, que es la mejor época del año, junto con la Feria y el Rocío.

–¿Cómo lleva la vida sin tener a su lado a Enrique?
–Va por días y por momentos. Unos estoy más baja de moral; otros, más alta… Pero lo voy superando. Yo creo que el tiempo lo pone todo en su sitio, gracias a Dios.

–¿Le han quedado ganas de enamorarse?
–Ahora mismo no quiero ver un hombre ni en pintura.

–¿ Y qué le han hecho los hombres?
–La verdad es que me han tratado siempre muy bien. Sobre todo el que he tenido durante los últimos cinco años. Me ha tratado que ni me lo merecía. Pero, de momento, no tengo ganas de volver a enamorarme.

–¿Por qué se desgastan las relaciones?
–No lo sé, pero la verdad es que ocurre. Ojalá fueran siempre como el primer año.

–¿La culpa la tiene un trabajo como el suyo?
–La verdad es que con este trabajo sería muy difícil para mí volver a encontrar una pareja estable. Y más, con una relación como la que tenía con Enrique, una persona que me comprendía y apoyaba porque vivía dentro del mundo de la moda. Es complicado que alguien entienda tu trabajo porque ésta, en realidad, es una profesión de locos.

–¿Y piensa seguir mucho tiempo en ella?
–Hasta que me echen.

–¿Tanto le gusta?
–Lo intento disfrutar, que es lo importante.

–¿Se ha puesto una meta para retirarse y tener niños, a lo Cindy Crawford?
–Qué va. Yo, con 22 años, no puedo plantearme aún nada de eso. Me encantaría en el futuro vivir en el campo, tener hijos y un matrimonio maravilloso y feliz para toda la vida. Pero es mejor no hacerse ilusiones. Más que nada, por si no se cumplen.


Nuevo Panorama
Nuevo Canal Panorama

 

Publicidad


 
 
© La Verdad Digital S.L.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es