PORTADA
 REPORTAJES
 CIENCIA
 CORAZÓN DE  PAPEL
MI MURCIA /
GARCÍA MARTÍNEZ
 


REPORTAJES
HUELLAS / Una banda sonora con 1.200 años de historia

Texto: Pepa García
21/01/2002


Harmonium de Joseph Merklin (1860)

Una exposición tan cinematográfica como Huellas debe contar con una banda sonora de altura.
Así lo creen los expertos musicólogos Enrique Máximo García y Alejandro Massó, que se han encargado de la parte musical, tanto de la exposición en la que se exhiben cerca de cincuenta instrumento, fechados entre mediados del siglo XV y 1950, como en lo que se refiere a la ambientación musical de la visita de Huellas.
Para Alejandro Massó, «la historia musical de la Iglesia es la gran desconocida. Por eso éste es uno de los capítulos más atractivos de la exposición.

Casi nadie tiene instrumentos musicales usados en la iglesia y Enrique Máximo, uno de los grandes conocedores de la historia de la música en la Diócesis de Cartagena, ha buscado y encontrado por distintos países europeos y en colecciones privadas lo que se ha convertido en la muestra más importante de instrumentos musicales antiguos».

Massó, que ha cedido una buena parte de los instrumentos que se incluyen en el relato histórico de esta macroexposición, destaca entre las piezas que conforman este espléndido conjunto un armonium construido por Joseph Merklin, el mismo que construyó el órgano de la Catedral de Murcia: «Tiene un valor extraordinario y además está muy vinculado con la historia de la Diócesis de Cartagena».

Otras de las piezas destacadas son varios clavicordios, del siglo XVI y XVII, «un manuscrito musical importantísimo: el fantástico El libro de tecla, de Ymelda Bungo (siglo XVIII) y una de las diez arcas barrocas que existen en el mundo, de procedencia española, que se ha conservado a pesar de su extrema fragilidad», ilustra el musicólogo.

Massó pondera también «el excelente trabajo científico de Enrique Máximo, que junto a la identificación de cada instrumento, ha recopilado parte de su historia y ha encontrado cuál era su papel dentro de las iglesias y en qué momentos se empleaban».

Ambientación
El recorrido que ha planteado el comisario Cristóbal Belda es muy cinematográfico, como son las exposiciones modernas. «Sus elementos no están agrupados por estilos o tipos, sino por episodios como las fiestas, un día en la Catedral, los conjuros... Para acompañar ese argumento fluido he seleccionado con un concepto de modernidad composiciones vinculadas a la Iglesia, pero montadas de manera que no resulte un tostón. Son una serie de recopilaciones alusivas a cada uno de los tiempos litúrgicos del año y realizadas a modo de breviario para que al cabo de los seis meses de exposición hayan sonado todas las músicas. La Navidad, el Adviento, la Pascua o el Corpus Christi, entre la treintena de estaciones existentes».

El objetivo del responsable de la ambientación musical de Huellas era racionar todas las músicas para que no resultasen pesadas, y que ni los visitantes ni el personal escuchen siempre lo mismo. Precisamente este criterio ha llevado a Massó a proponer una banda sonora que permita incorporar modificaciones. «Si el día es lluvioso, la música debe ser más suave que en un día soleado. En definitiva, es un hilo musical atractivo y sin grandes estridencias, que presenta 1.200 años de historia musical litúrgica con piezas escogidas con criterios de selección y montaje muy modernos».

Nuevo Panorama
Nuevo Canal Panorama

 

Publicidad



 
 
© La Verdad Digital S.L.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es