PORTADA
 REPORTAJES
 CIENCIA
 CORAZÓN DE  PAPEL
MI MURCIA /
GARCÍA MARTÍNEZ
 


REPORTAJES

Zheng He, el Colón chino

Texto: Julio Arrieta
23/06/2003


EL EMPERADOR. Zhu Di, tercero de la dinastía Ming. / LA VERDAD

Fue uno de los navegantes más importantes de la historia, pero su nombre no figura en los manuales, a menos que estos hayan sido impresos en Pekín. El gran eunuco Zheng He recorrió a principios del siglo XV todo el océano Índico, viajó por el Golfo Pérsico, exploró la costa oriental de África y parte del Pacífico. Ahora, un polémico estudio firmado por el ex-comandante de submarinos británico Gavin Menzies afirma que Zheng He hizo mucho más: entre 1421 y 1423, rodeó el continente negro, atravesó el Atlántico, descubrió América, cruzó el estrecho de Magallanes y fue el primero en circunnavegar el mundo.

 

 




Un polémico ‘best seller’ afirma que un navegante oriental llegó a América y navegó alrededor del mundo en 1421, setenta años antes del histórico viaje del descubridor genovés

Si la teoría del autor británico es cierta, la frase «Cristóbal Colón descubrió América en 1492» dejará de tener sentido, porque Zheng He se le adelantó en algo más de 70 años. Magallanes y Elcano también perderían el honor de haber sido los primeros navegantes que rodearon el globo. Menzies, historiador aficionado que recorrió los mismos mares que su admirado navegante chino a bordo de un submarino nuclear, presenta sus conclusiones y pruebas en el libro 1421: El año en que China descubrió el mundo.

Menzies parte de un hecho documentado, el año nuevo chino de 1421. Zhu Dhi, emperador de la dinastía Ming, celebraba la inauguración de la Ciudad Prohibida. Al acontencimiento acudieron los embajadores de todos los países con los que el imperio mantenía relaciones. Zhu Dhi decretó que una gran flota devolviera a los invitados a sus hogares y, de paso, recaudase impuestos en los «países bárbaros».

107 grandes juncos emprendieron un viaje que duraría dos años. Al mando de la flota se encontraba Zheng He. Era su sexto viaje.

Zheng He fue un cortesano que nunca había visto el mar hasta que el emperador le confió en 1405 la primera de las siete flotas que llegó a comandar. Nació en una familia humilde de religión musulmana. Víctima de una guerra dinástica, fue castrado y llevado al palacio imperial. Supo escalar posiciones. Encargado de los astilleros, supervisó en persona la construcción de los barcos.

Tecnología avanzada

En el siglo XV la arquitectura naval china era la más avanzada del mundo. Los juncos eran mucho más grandes y resistentes que los barcos europeos y contaban con avances técnicos como el timón fenestrado y los mamparos para impedir los hundimientos. Zheng He emprendió su viaje a bordo de naves que dejaban a las de los navegantes portugueses y españoles a la altura de cascarones de nuez.

Se sabe que visitó las islas Maldivas, Sri Lanka, Calcuta, Hormuz y la costa africana hasta Mogadiscio, en Somalia. Pero Menzies va más allá. Afirma que rodeó el Cabo de Buenas Esperanza, llegó hasta Cabo Verde, atravesó el Atlántico, rodeó toda América, con paradas en Brasil y en las Malvinas, y se internó en el Antártico. En este punto la flota se dividió. Mientras algunos juncos volvían a China por el Índico, el resto atravesó el estrecho de Magallanes para llegar a las costas de América Central y atravesar el Pacífico de vuelta a China.

¿Por qué no se relata semejante odisea en las crónicas chinas? El autor británico afirma que, tras el regreso de Zheng He, los sucesores del difunto Zhu Di adoptaron una política de aislamiento y eliminaron los registros. Esta explicación no ha gustado a los historiadores, que piden más pruebas. Menzies afirma que los mapas que usaron Colón y sus sucesores estaban copiados de sus equivalentes chinos, obtenidos a través de mercaderes venecianos afincados en India. También menciona testimonios, entre ellos el del propio Colón, de exploradores que describían indígenas de aspecto oriental en el Caribe.

Las pruebas de Menzies son varios hallazgos desconcertantes: una escultura de la dinastía Ming encontrada en Kenia, la estela con inscripciones indescifrables que apareció en Cabo Verde, una torre que el autor describe como de estilo chino que se encuentra en Nueva Inglaterra y ejemplares de porcelana encontrados en lugares como Perú y California.


Nuevo Panorama
Nuevo Canal Panorama

 

Publicidad



 
 
© La Verdad Digital S.L.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
internet@laverdad.es