Inicio  |  Mapa de navegación « Anterior | Siguiente »         
          4. SALÓN DE SESIONES. Páginas [1] [2] [3]

Salón de Sesiones (3)

La Restauración, en la persona de Alfonso XII, trajo como consecuencia la Constitución de 1876, que supuso un claro retroceso en cuanto a la representatividad de los senadores.

El nuevo texto, vigente hasta 1923, crea un Senado de 360 miembros, de los cuales la mitad lo eran por derecho propio y vitalicio, nombrados por el rey, mientras que la otra mitad era elegida por las corporaciones del Estado y los mayores contribuyentes.

Tras este período, el Senado atraviesa por un paréntesis de 55 años, ya que la Constitución aprobada durante la II República contempla unas Cortes unicamerales, y durante las etapas de Primo de Rivera y Franco Bahamonde no hubo Senado.

La Constitución de 1978 establece unas Cortes bicamerales, en las que el senado pasa a ser una cámara de representación territorial. Esta compuesto por un total de 259 senadores. La mayor parte (208) son elegidos en circunscripciones provinciales. Cada provincia elige a cuatro senadores por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto. Por otra parte, cada comunidad designa un senador y otro más por cada millón de habitantes a través de sus respectivos parlamentos.

Aunque la Constitución actual otorga la preeminencia al Congreso de los Diputados, el Senado posee importantes funciones legislativas, aprueba los Presupuestos generales del Estado y posee parecidas competencias que el Congreso en cuanto a temas autonómicos.

Profesores, escritores, artistas, militares, antiguos políticos, profesionales de renombre, intelectuales... El 15 de junio de 1977 el Rey Don Juan Carlos nombraba a 41 senadores, tal y como establecía la ley para la Reforma Política, para que participaran en las Cortes Constituyentes y contribuyeran a la elaboración de la Constitución.
En una variada nómina en la que se daban cita nombres como Cela, Salas Larrazabal, Luis Olarra, Marcelino Oreja, José Luis Sampedro, Martín de Riquer, Justino de Azcárate o Antonio Pedrol Rius. Se encontraba también un financiero de origen murciano, Alfonso Escámez López, Presidente del Banco Central.
Nacido en Águilas el día 1 de enero de 1916. Alfonso Escámez Comenzó su carrera en el mundo de la banca en 1928, en un puesto de botones en el Banco Internacional de Comercio. Treinta y cuatro años después, en 1962, había alcanzado la dirección general del Banco Central y en 1973 era nombrado presidente. Durante su mandato siguió una política de absorciones por la que logró situar al Central en primera fila entre los bancos españoles.
Es hijo predilecto de Águilas y de la Región Murciana, y doctor Honoris Causa por las universidades de Murcia y Complutense de Madrid. El rey le concedió el título de Marqués de Águilas en 1991.

     

Los grandes de España, los arzobispos y los mandos del ejército podían ser senadores por derecho propio según la Constitución de 1876. Salón de sesiones del Senado a comienzos de siglo según un cuadro de Asterio Mañanós.

El rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia llegan al palacio del Senado en junio de 1919 para inaugurar una nueva legislatura. Óleo de Asterio Mañanós.

Salón de Conferencias del Senado. Obra de Asterio Mañanós.

Salón de Plenos del Senado.

« Anterior | Arriba | Siguiente »