Inicio  |  Mapa de navegación « Anterior | Siguiente »         
          PALABRAS EN LIBERTAD. La Región de Murcia en el Parlamento. Dos siglos.

Mariano Ruiz-Funes (11 de noviembre 1932)

Medidas para favorecer la exportación de frutas de Levante

El Diputado que suscribe suplica a la Mesa de las Cortes que sea transmitido a los señores Ministros de Estado y Agricultura el siguiente ruego:

La industria conservera, que constituye una de las más importantes riquezas de la región murciana, se halla seriamente amenazada por las restricciones y dificultades con que tropieza para la introducción de sus productos en los países extranjeros.

Es interesante que los Sres. Ministros a quienes este ruego va dirigido conozcan, como casos significativos, los dos siguientes:

Francia.— Se asegura que el Gobierno francés ha aceptado un proyecto de ley, que se discutirá en aquel Congreso de los Diputados, y que tiene por finalidad aumentar considerablemente los derechos de aduanas sobre las conservas de frutas importadas en Francia; y que en tal proyecto de ley se prevé una tasa de 150 francos, en lugar de los 25 francos por 100 kilos a que actualmente ascienden los derechos de introducción de conservas de frutas.

Alemania.— Según el Tratado comercial con este país, los «orejones de albaricoque» tienen un derecho de introducción de cinco marcos los 100 kilos, con arreglo al apartado 49 de aquellas tarifas aduaneras, siendo de lamentar que, a pesar de ello, pretenden cobrar 50 marcos de derechos de introducción de dicha conserva, en vez de los cinco marcos que le corresponden, produciendo con ello constantes cuestiones que perturban los envíos, con el consiguiente perjuicio de nuestros fabricantes exportadores.

Es de justicia y de urgente necesidad que los Sres. Ministros a quienes va dirigido este ruego interpongan decididamente su mediación para que no prosperen los propósitos del Gobierno francés y se gestione cerca del de Alemania que no se perturbe, como viene haciéndose, la entrada en su territorio de los llamados «orejones de albaricoque» procedentes de España.

Solicitud de que se inaugure la línea férrea Mula-Caravaca

El Diputado que suscribe ruega a la Mesa de las Cortes que sea transmitido al Sr. Ministro de Obras públicas el siguiente ruego:

«Es de justicia que se inaugure en el más breve plazo el ferrocarril de Mula-Caravaca,cuyo inmediato funcionamiento abona buena copia de razones que han dado lugar a una campaña interesante de «El Liberal», de Murcia, y que vamos a exponer.

Su importancia como servicio público es notoria. Los servicios del Estado no tienen como fin la explotación, sino el de ofrecer facilidades a los pueblos para desarrollar su vida económica y sus elementos de riqueza. Este ferrocarril atraviesa una zona de producción que precisamente necesita de este medio de transporte para su desenvolvimiento: Moratalla, rica en madera y aceite; Caravaca, que tiene cereales y ganadería y su industria alpargatera muy conocida; Cehegín, con minas de hierro y productos agrícolas; Bullas, que produce vinos, aguardientes y alcoholes; Mula, Molina, Alguazas y Espinardo, de intensa producción de frutas, agrios, conservas y pimentón.

En la zona propia de este ferrocarril hay industrias en embrión, como la riqueza minera de Cehegín, que precisan para su eficaz desarrollo adecuados medios de transporte.

Los servicios de la línea han de beneficiar a una zona de 200.000 habitantes, con enlace inmediato con las provincias fronterizas de Albacete, Almería, Granada y Jaén. Esa zona no tiene medios de comunicación aptos; posee malas carreteras y la estación férrea más próxima dista 100 kilómetros. Por todo ello el tráfico afluiría necesariamente al nuevo medio de transporte.

Hace doce años que se comenzaron las obras de este ferrocarril, y en la actualidad dispuesto para funcionar en el plazo de unas horas, es lamentable que siga sin inaugurarse. Todo lo posee ya: locomotoras, material móvil, herramental, mobiliario, instalaciones eléctricas, etc., y el combustible necesario está almacenado. Los talleres pueden trabajar al primer aviso. Hay un capital considerable invertido que no rinde fruto alguno.

No es posible abrigar la creencia de que la explotación pueda ser ruinosa para el Estado. Por el examen comparativo con otros ferrocarriles de parecido perfil de línea, que recorren un número de kilómetros aproximado al de este ferrocarril, se viene en conclusión de que los gastos pueden calcularse en un total aproximado de unas 800.000 pesetas anuales, y los ingresos en un millón de pesetas. Esta última razón de índole económica, de la que resulta que un ferrocarril puede producir al Estado unas 200.000 pesetas aproximadamente de beneficio anual, también es digna de tenerse en cuenta para que por el Sr. Ministro de Obras públicas se den órdenes para la inmediata inauguración del ferrocarril de Mula-Caravaca.

« Anterior | Arriba | Siguiente »