ALBACETE Pueblo a pueblo
Cultura
Historia
Naturaleza
Gastronomía
Censo
Mapa
La época contemporánea: siglos XIX y XX
 
Arquitectura
Pasaje de Lodares. B. Ferrando Castelss (1925). Albacete. Pasaje comercial de tradición decimonónica de monumentalidad postmodernista, situado en el centro de la ciudad.

 
 

Hacia los años veinte se inicia una gran actividad constructiva en Albacete, ya que fue un momento de despegue económico y de asentamiento de una inicial burguesía. El arquitecto Buenaventura Ferrando Castells, en 1925, hace el Pasaje Comercial de Gabriel Lodares en pleno centro de la ciudad, quizá inspirado en otros modelos de tradición decimonónica que se levantaron en otras poblaciones europeas. Constituye un pasaje particular cerrado cubierto con cristal, con arcos de hierro y bajo columnado, más todo un repertorio decorativo inspirado en formas renacentistas y barrocas.

Otro arquitecto coetáneo es Miguel Ortiz, que en 1916 proyecta la Casa de los Flores, llena de referencias neobarrocas; de pocos años después es el ambicioso conjunto de tres edificios en la calle Marqués de Molins, proyectados en 1922: son las llamadas casas de Cabot, en donde se utilizan hábilmente los vanos y los soportes -columnas corintias adosadas-, así como un gran repertorio decorativo con variadas y aparatosas figuras, como los niños de la bola, y una airosa cúpula escamada azul en la esquina complementada con una descomunal águila.

Mención especial en la arquitectura albacetense merece la figura de Julio Carrilero, que proyectó numerosos edificios albacetenses desde 1916 hasta años después de la guerra civil; en ese amplio espacio de tiempo supo evolucionar de acuerdo a los estilos de la época, desde un acusado modernismo o historicismo, pasando por un cubismo racionalista, hasta obras más actuales de concepción menos pretenciosa.

 
  "Casa Legorburo" (h. 1935). Albacete. Aunque desconocemos el nombre del arquitecto que realizó esta obra es el más depurado ejemplo de arquitectura racionalista y cubista de toda la región.


En 1916 proyectó la plaza de toros, con Vicuña, en un gusto neoárabe muy personal; después realizaría el antiguo Hotel Regina (1919) en el Paseo de la Libertad; el Banco Español de Crédito ( 1922), contiguo a las casas de Cabot, donde utiliza pilastras y columnas de orden gigante que enmarcan grandes miradores de hierro; otro edificio suyo de la época es el Colegio Notarial y la actual Cámara de Comercio; éste último es un palacete inspirado en formas neorrenacentistas y en modelos santanderinos. De este estilo pasaría después a las escuetas formas cubistas y racionales realizadas hacia los años treinta y cuyo mejor ejemplo era cl desaparecido cine Capitol, en la plaza del Altozano.

El cubismo arquitectónico está en Albacete perfectamente representado en el hermoso edificio de la Casa de Legorburo, realizado hacia los años treinta y concluido tras la guerra civil; obra de un arquitecto hasta ahora no conocido, constituye un magnífico ejemplo de este tipo de arquitectura, racional, sobria y de exquisita calidad formal. Hacia los años cuarenta y cincuenta pocas cosas importantes hay que destacar; es interesante el proyecto urbanístico del entonces llamado Barrio-Hogar Nacional Sindicalista (Casas Baratas), con una enorme iglesia y una plaza porticada. Lamentablemente, la calidad de los materiales ha deteriorado profundamente el conjunto, y reformas posteriores han enmascarado esta interesante construcción de la época del franquismo. Por otra parte, hacia los años sesenta y setenta se produjo un gran desarrollo en la edificación albacetense, destruyéndose numerosas obras de carácter y levantándose, con excesivas alturas, planteamientos urbanísticos más que discutibles y una auténtica sustitución de una ciudad por otra.

Recientes planes urbanísticos han intentado, cuando ya era tarde, poner freno a indudables descalabros urbanos en la ciudad de Albacete, e incluso podemos señalar algunas obras arquitectónicas aisladas de cierta calidad: iglesia de los Filipenses, construida hacia 1960, y el Museo de Albacete, enclavado dentro del propio parque. Quizá en nuestros días podrían considerarse los proyectos, en fase de ejecución, del Campus Universitario y otras obras. En la provincia tan sólo es de destacar un centro docente, obra de Miguel Fisac, en Hellín.

© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es