ALBACETE Pueblo a pueblo
Cultura
Historia
Naturaleza
Gastronomía
Censo
Mapa
Grandes intelectuales albaceteños




Más profundo pero menos famoso fue Luis García Herráiz (Villanueva de la Jara, 1844-1921), trasladado a Albacete desde el mismo año de su nacimiento. Demostró sus dotes de poeta en Lo Manchego, réplica crítica a La Manchega del Marqués de Molins. Frente a la imagen idílica regional de éste. García Herráiz quiso resaltar en su libro, publicado bajo seudónimo, todo lo que le dolía de La Mancha y del carácter de sus paisanos: caciquismo, señoritismo, incultura, clericalismo… Pero en su crítica feroz había un amor profundísimo, un deseo de regenerar las costumbres, y esto era más positivo e importante que la postura idílica del Marqués de Molins. Por ello, García Herráiz, en algunos puntos de su pensamiento, puede ser considerado un claro antecedente del pensamiento y de la actitud de la generación del 98.

Escritor de fama no sólo nacional, sino europea en su tiempo, fue Bonifacio Sotos Ochando (Albacete, 1785-1869), exiliado por sus ideas liberales a Francia, donde fue preceptor de los hijos del rey Luis Felipe. Volvió en 1840 a España, donde desempeñó una cátedra en la Universidad Central. Fue creador de un proyecto de Lengua Universal que hizo en su tiempo mucho ruido, llegando a ser saludado por sus admiradores como una gloria más del siglo XIX. Publicó muchos libros y folletos sobre éste y otros temas y sus empresas fueron divulgadas por todo el mundo, en especial en Francia, creándose en Madrid una Sociedad de Lengua Universal, presidida por Martínez de la Rosa y un Boletín de la Sociedad de Lengua Universal. La enfermedad del autor relegó al silencio el proyecto, que sin duda fue el más importante antecedente del esperanto.
 

Carlos María Perier (Hellín, 1822-1893) es considerado por Azorín como una de las máximas glorias literarias dc la provincia de Albacete. En las Cortes se distinguió por la defensa de ideales tradicionales y católicos. La base de su pensamiento filosófico-político la cifraba en la familia, a la que consideraba "el elemento cardinal de la sociedad". Como periodista fue director de La Defensa de la Sociedad, una de las grandes revistas intelectuales de la época, donde publicó una obra incansable de tipo filosófico y político. Pero su labor literaria más importante la desarrolló en la Real Academia de Ciencias Mora es y Políticas, en la que leyó sus más importantes ensayos, la mayor parte de temas candentes sociales y de política internacional.

Francisco Fernández y González (Albacete, 1833-1917) fue catedrático en las Universidades de Granada y Madrid y miembro de número de todas las Reales Academias Españolas, por su labor enciclopédica. Gozó fama como orador político, en temas que afectaban a los intereses generales del país. Dominaba cerca de diez idiomas y sus obras fueron admiradas en todo el mundo. Escribió sobre filosofía y estética, historia de España, historia del Derecho, Literatura y Filología, estudios orientalistas y semíticos, periodismo…

Esta pléyade de grandes intelectuales albacetenses del XIX se cierra con Cristóbal Pérez Pastor (Tobarra, 1842-1908), insigne cervantista, reconocido como "uno de los primeros bibliógrafos españoles". Fue el primer investigador que comprendió el inmenso valor histórico de los protocolos notariales y de los archivos parroquiales, buscando en ellos, incansablemente, documentos y noticias sobre Cervantes, Lope, Calderón y otros muchos insignes escritores de los Siglos de Oro de la Literatura Española. La crítica bibliológica y bibliográfica le debe adelantos admirables, y sus obras constituyen un manantial inagotable de informaciones curiosísimas y verdaderas.

 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es