ALBACETE Pueblo a pueblo
Cultura
Historia
Naturaleza
Gastronomía
Censo
Mapa
La Prensa y sus escritores

Aunque desarrollaran fuera de la provincia su actividad, todas estas grandes figuras intelectuales no habían brotado en ella por casualidad. Está claro que es necesario que exista un caldo de cultivo cultural para su aparición, y éste era, principalmente, el de la prensa, que representa mucho en la historia cultural de la provincia desde principios del siglo XIX, con cerca de 700 títulos de periódicos y revistas.

Ello revela que Albacete no ha sido una provincia sin cultura, y mucho menos, muerta y sin espíritu. Al contrario, la existencia de esta brillantísima historia periodística es la prueba palpable del progreso, del dinamismo, de la preocupación en todo momento por el conocimiento de la realidad provincial. La prensa ha servido para lograr el máximo desarrollo material y espiritual, transformando a una demarcación territorial recién creada, y por tanto totalmente desconocida para el resto de España, en una auténtica provincia, que ocupa un puesto destacado, aunque desgraciadamente aún poco conocido, en el panorama cultural español.

 
  Alcaraz no olvida su pasado literario del XVI y XVII. Uno de sus hijos del XX, Roberto Molina, consigue el Premio Nacional de Literatura en 1924.

 

Sin embargo, la imprenta, y su consecuencia más importante, el periódico, tardaron mucho tiempo en establecerse en Albacete. Los primeros impresos aparecen en 1811 en Elche de la Sierra, en 1812 en Alcaraz y Albacete y en 1814 en Almansa, en tres imprentas distintas itinerantes, que se establecieron en aquellos sitios por razones estratégicas de la Guerra de la Independencia. Es lógico este retraso de nuestra provincia en cuanto a la instalación de la imprenta, ya que antes de la división administrativa de 1833 no había ninguna población de verdadera importancia demográfica, económica, ni siquiera cultural.

A pesar de todo su glorioso pasado histórico, poblaciones como Alcaraz, Almansa, Chinchilla, Albacete, Hellín, Villarrobledo, La Roda, Tarazona de la Mancha o Yeste no podían compararse a otras poblaciones españolas de primera magnitud histórica, que desde siempre habían contado con la imprenta como uno más de sus imprescindibles servicios. Las imprentas solían establecerse en aquellas ciudades capitales de provincia, donde los organismos oficiales, con su inmensa burocracia, daban suficiente trabajo a los impresores. En las poblaciones pequeñas donde no existían estos organismos lo lógico es que no se establecieran imprentas ni periódicos, ante la dificultad de conseguir el suficiente trabajo para que la industria se mantuviera.

El primer periódico que se imprime en la provincia de Albacete es la Gazeta de la Junta Superior de la Mancha, publicada en 1811 y 1812 en Elche de la Sierra, y en unos pocos días de octubre de 1812 en Alcaraz. En 1833, con la creación de la provincia, surge el Boletín Oficial de Albacete, seguido de El Defensor del Pueblo y Huracán, de 1841, y La Adelfa, El Observador y otros, de 1846. Por estas fechas se rompían las dificultades para la edición de periódicos y empezaron a brotar nuevas publicaciones, conforme iban apareciendo nuevas imprentas y la población de Albacete, a la sombra de su Audiencia Territorial y de los demás organismos públicos, iba aumentando en importancia.

Tenemos pocos ejemplares conservados de periódicos albacetenses del siglo XIX, pero sí conocemos muchos de sus titulares y los años de aparición, para significar debidamente el impacto que la prensa producía en la revolución cultural de la provincia. Sorprende la cantidad de títulos en algunos años. Así, 1898, en que existían un periódico que hacía tres ediciones diarias, seis diarios, uno trimestral, nueve semanales y otro con periodicidad variable. De los citados semanarios, dos eran de Almansa y tres de Hellín. No está mal para un año de crisis nacional tan significativa como aquél.

La juventud intelectual de la provincia se fogueaba en este medio de expresión literaria y, más tarde, alcanzaba más altos vuelos en la prensa de Madrid y de otras provincias, consiguiendo a veces el honor de la edición de sus libros. Surge, pues, un ambiente literario de importancia, paralelo al desarrollo de la prensa y de las imprentas de la provincia. Algunos nombres de periodistas albacetenses consiguieron fama nacional en el siglo XIX, como el Marqués de Molins, José Estrañi, Francisco Fernández y González, Bonifacio Sotos Ochando, Carlos María Perier, Cristóbal Pérez Pastor, Manuel Jorreto Paniagua, Octavio Cuartero Cifuentes, Joaquín Tomeo y Benedicto, Francisco Javier de Moya...; otros no llegaron nunca a traspasar los límites provinciales, pero no por ello resultan menos interesantes, como el caso significativo de Luis García Herráiz.

 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es