Rutas a pie y en bicicleta
Formación geológica
 

Índice
Presentación
Localización
Alojamiento y comidas
Ocupación humana
Fauna y flora
Simbología y rutómetro
Recomendaciones
Climatología
Formación geológica
Direcciones útiles
Créditos

 
 
 



 
La historia geológica de la zona comprendida en estos recorridos es muy compleja e interesante, como ocurre con toda la Región de Murcia.
Los materiales que forman los relieves más importantes se originaron durante la era primaria, hace unos 300 millones de años (m.a.), por depósito marino de materiales arcillosos y arenosos, a veces ricos en cuarzo, procedentes de la erosión de zonas situadas más al norte. Posteriormente, ya en la era secundaria, mientras los dinosaurios poblaban las zonas de origen, los materiales depositados pasan a ser de naturaleza carbonatada. Durante la sedimentación de todos estos materiales, se intercalan erupciones volcánicas submarinas.
Durante la orogenia alpina, todos estos materiales son plegados y desplazados hacia el norte en forma de mantos de corrimiento, de los que se han diferenciado tres: Nevado-Filábride, Alpujárride y Maláguide.
Estos mantos, que en algunos casos han sufrido un desplazamiento de algunas decenas de kilómetros, se encuentran dispuestos de forma que presentan una estructura en arcos concéntricos, con la concavidad hacia el mar. El más interno es el Nevado-Filábride, que aflora en la Sierra de la Almenara. El Alpujárride aparece en el resto de sierras aguileñas y, finalmente, el Maláguide aparece en Cabo Cope.
El plegamiento alpino y una serie de procesos previos han provocado un metamorfismo de los materiales originarios, que afloran como filitas, micaesquistos, cuarcitas, mármoles, dolomías, ofitas, etc.
Durante el Mioceno, hace veinte m.a., las zonas más bajas son ocupadas por el mar, depositándose arcillas, margas, arenas y gravas, con abundante presencia de fauna marina (Equinodermos, Moluscos, Briozoos, Vertebrados, etc.).
Desde el Mioceno superior se han producido una serie de erupciones volcánicas en la zona de La Carolina e Isla Negra que conforman unos relieves de gran interés geomorfológico.
Finalmente, hacia el final de Plioceno, hace unos dos m.a., el mar se retira debido a un levantamiento general de la zona, proceso que, al parecer, no ha dejado de producirse desde entonces hasta nuestros días. Desde su inicio se han ido añadiendo en superficie depósitos de tipo continental como glacis, piedemontes, ramblas, etc.
En esta breve reseña geológica no podemos dejar de mencionar la importancia minera que tuvo la zona, con la presencia de yacimientos de blenda, galena y pirita en las zonas de Loma de Bas y Sierra del Aguilón. Cabe también citar la existencia de una mina de talco, mineral que es relativamente abundante en la zona del Barranco de los Lobos.
© 2000 La Verdad Digital.