Rutas a pie y en bicicleta
Ocupación humana
 

Índice
Presentación
Localización
Alojamiento y comidas
Ocupación humana
Fauna y flora
Simbología y rutómetro
Recomendaciones
Climatología
Formación geológica
Direcciones útiles
Créditos

 
 
 



 

Esta zona está situada en el área suboccidental de la región de Murcia, participando de características geográficas de la fachada litoral, formada por sierras prelitorales y llanuras costeras.
Su situación y la disposición geomorfológica representan un factor determinante que condicionará los asentamientos humanos en el devenir histórico debido a las dificultades en las comunicaciones con el interior de la Región. Parece que el paso más fácil y lógico discurría por el Puerto del Carril, situado a poniente del término municipal, el cual comunica con el Valle del Guadalentín a la altura de Almendricos. De todos modos, el intrincado terreno va a provocar la proyección del territorio por vía marítima fundamentalmente.
Tres son las líneas que se han seguido a lo largo de la historia en el aprovechamiento de los recursos naturales en esta área. El mar ha sido una fuente de riqueza que se ha explotado desde tiempos remotos. En segundo lugar mencionaremos las explotaciones agropecuarias de las marinas y de los valles interiores fértiles y próximos a numerosos nacimientos de agua (Tébar, Chuecos, Fuente del Sol, Cope, El Cocón,...). Por último, aunque no menos importante, citaremos la minería, tan relevante desde la prehistoria. Las sierras de La Almenara, Lomo de Bas y El Aguilón (Almería) son ricas en filones metalíferos de galena, blenda y pirita, aunque también existe cobre, barita y yeso.
Tratando concretamente del poblamiento a lo largo de los siglos, podemos citar los restos aparecidos en la Cueva C-6, en Cabo Cope, como los más antiguos que se han hallado hasta el momento. La cueva, de gran belleza por sus distintas salas con estalagmitas y estalactitas, está situada en la fachada meridional del promontorio y, actualmente, se encuentra parcialmente inundada por el mar. Durante una prospección superficial se detectaron diversos elementos de cultura material y restos antropológicos correspondientes a una posible comunidad de concheros del Neolítico Final.
La fase del Calcolítico no está muy bien representada, aunque se conocen algunos yacimientos como el Cabezo de la Era, falda del Monte del Castillo de Tébar, Monte del Castillo de San Juan, etc. Además de algunos hallazgos puntuales en la Rambla del Charcón, Monte Nacimiento y Cope. Recientemente se ha localizado un megalito (enterramiento colectivo) de esta fase cultural.
Mejor documentada está la etapa correspondiente al Bronce Medio o Bronce Argárico (1800-1200 a.C.). Se documentan una serie de yacimientos costeros en Cabo Cope tales como El Balcón, del que proceden varios útiles de sílex y cerámica; el Jardín o Jardincico y el denominado Cerro de la Cruz o de las Cabricas, con estructuras muy arrasadas; además de otros hallazgos en el casco urbano del pueblo de Águilas en la actualidad. En el interior encontramos otros enclaves argáricos como el de Peña Rubia, Los Peñascos y Los Arejos; situados estos dos últimos en una vía natural de comunicación costera, que paralela al Valle del Guadalentín, enlaza los yacimientos del campo de Mazarrón y Lorca (Zapata, Ifre, Cabezo Negro, etc.), por las depresiones por donde discurre la actual carretera hacia Cartagena, con los yacimientos del curso del Almanzora (Fuente Álamo, El Argar, etc.), a través de las sierras de El Aguilón y Los Pinos.
La etapa de las colonizaciones y los orígenes de la romanización están aún muy difusos en esta zona. Una comunidad ibérica se instaló en el espacio de Tébar, y los restos fenicio-púnicos se limitan a algunos hallazgos puntuales en el casco urbano de Águilas (ídolos de terracota y cerámicas).
En la Marina de Cope, los yacimientos de La Galera y Pocico Huertas son fieles indicadores de existencia de la explotación minera en época romana en las sierras de Almenara, Lomo de Bas, y El Cantal. En estos yacimientos, situados en la línea de costa, con buenos fondeaderos y embarcaderos naturales, se rastrean indicios de esta actividad minera. Por el material recogido en superficie se fecha en época romano-republicana, con un abandono en el siglo I d.C. que iría paralelo al cese de esta actividad.
También resultan interesantes los pecios (barcos hundidos), como por ejemplo el de La Pava, en las proximidades de la Bahía del Hornillo con carga de lingotes de plomo.
Repartidos por el interior del territorio documentamos una serie de enclaves rurales (El Cocón, Los Olivares de Peña Rubia...) con categoría de "villae", y otros en la zona de Tébar (Cabezo de la Pizarra, Monte Nacimiento), donde se detecta claramente una actividad agraria por la presencia de varios molinos para moler grano con tracción animal.
Varios enclaves costeros, como la Isla del Fraile y el propio casco urbano de Águilas, están cláramente vinculados a la pesca y a la elaboración de salazones en los últimos años del Imperio. Entre estos productos destacaban el "garum", salsa que procedía de la maceración de los despojos de pescado, de huevas y sangre, cuyo sabor cambiaba según se añadiesen hierbas aromáticas y otras especies como lubinas, morenas, gambas, ostras, etc.
De la fase medieval reseñamos que la zona se encontraba prácticamente desolada, y a partir del siglo XIII "tierra de nadie", fronteriza entre los cristianos y el reino nazarí de Granada. Pero los árabes dejaron huella en algunos puntos (Tébar, protegido por un castillo, y Chuecos). Por la descripción del geográfo árabe del siglo XII Al-Idrisi, conocemos la existencia de un "hisn" (torre defensiva) en el lugar denominado Al-Akila (Águilas); hecho que se confirma arqueológicamete.
Mayor información poseemos a partir del siglo XVI. En estas fechas hay un florecimiento de la actividad pesquera y pecuaria en Cope y su marina. Existían almadrabas en la cala Oeste del Cabo y en Calabardina, donde se pescaba atún, emperador, albacoreta, bonito y melva. La población fue creciendo progresivamente debido al florecimiento económico; por esta razón se construye la torre en 1573 sobre otra ya comenzada en 1539. Su misión desde el origen fue proteger las pesquerías que poseía Lorca de los corsarios, berberiscos y piratas turcos que asolaron estas costas entre los siglos XVI y XVIII.
Entrado el siglo XVIII se construyó a 70 metros de la torre una ermita donde se veneraba al Cristo de Cope; en su excavación aparecieron dos enterramientos en el subsuelo. En 1801 tenemos la última noticia de remodelación y reparación de la torre, que se abandonó hacia mediados del siglo XIX debido a que la seguridad de la costa fue creciendo por la desaparición de la piratería.
En 1579 se levantó en el Cerro de las Águilas una torre fortaleza con la misma misión que la de Cope. Llegamos así hasta 1756, en el reinado de Fernando VI, año en el que se construye el fuerte-fortaleza, actual Castillo de San Juan, al amparo del cual se proyecta la actual población de Águilas.

 

© 2000 La Verdad Digital.