Rutas a pie y en bicicleta
Parque Regional de Calblanque
 

  Índice
Presentación
Litoral
Formación
Ocupación humana
Fauna y flora
Recomendaciones
Rutómetro
Simbología
 
  Salinas de San Pedro
Playa de la Hita
Cabezo Gordo
Cantarrana
Carmolí
Cabezo San Ginés
Cabezos Sabinar
Cueva Victoria
Cabezo Fuente
Calblanque
Portmán
Islas Mar Menor
 
  Direcciones de interés
Gastronomía
Créditos
 



 

 

Parque Regional de Calblanque
Queremos referirnos aquí a la zona costera del Parque, la que tras bajar del Cabezo de la Fuente da a la costa Mediterránea. Sin duda que éste es uno de los entornos más bellos de la Región de Murcia, no sólo por sus extensas playas de arena rubia, sino por todo el escenario que enmarca el Parque Regional. En esta zona costera las calas están separadas unas de otras por acantilados de color grisáceo o negro, debido a la presencia de grafito. Estas rocas son las más antiguas del complejo sistema Bético que recorre la costa. Entre los distintos ambientes paisajísticos que encontraremos en el Parque y a lo largo de nuestra excursión hasta Cabo de Palos, tenemos:

 

Montañas del litoral
Son una sucesión de cabezos alineados oeste-este que, aunque han perdido la mayor parte de su bosque nativo, conservan en su cara norte una mayor riqueza vegetal. Hay pinares de repoblación donde debió existir antes un encinar, ya que diseminados quedan algunos quercus. En la cara sur, los árboles crecen más diseminados y favorecen a una vegetación de plantas aromáticas y arbustos.

 

 

El medio marino sumergido
En esta guía de excursiones no tratamos el medio sumergido, entendiendo que está suficientemente documentado en otros trabajos, pero al excursionista de montaña le gusta igualmente el mar, incluso bucea en él. Por eso, ya sabéis que la zona costera de nuestra excursión, que nos conduce hasta Cabo de Palos, es una de las más interesantes y ricas para la práctica del buceo.

 

Playas, dunas y acantilados
Las playas de Calblanque son anchas y de varios kilómetros de largo. El mar ejerce sobre ellas un continuo cambio depositando, a veces, gran cantidad de arena y llevándosela otras. Las aguas son muy limpias y el baño no entraña peligro casi nunca. Tras la primera línea de costa, hay dunas donde la vegetación ha echado raíces. Aparecen el barrón, lirio de mar, rubia de mar, etc. Hay también dunas fósiles tras la primera línea de dunas móviles, que no deberemos nunca pisar para no degradarlas. Cuando éstas están próximas a la costa, el mar se encarga de erosionarlas y darles formas caprichosas. En los acantilados el mar ha excavado túneles que luego se han visto comunicados con la superficie. Son los llamados "bufaderos" por los que, cuando hace oleaje, resopla el mar y la espuma.

 

Salinas del Rasall
Sobre dos antiguas lagunas de agua dulce, y muy próximas a la costa, se encuentran estas pequeñas salinas que se explotan artesanalmente. Como curiosidad observaremos en las salinas que, cuanta mayor concentración tienen en sal las aguas, más aumenta el tono rosáceo en ellas. Esto es debido a una bacteria halófita resistente a la salinidad extrema. Pocos animales sobreviven en este medio, pero existe un pez que lo ha conseguido, el fartet, un endemismo sólo de estas zonas. También hay un insecto acuático que se alimenta -al igual que el fartet- de larvas de insectos, y un sólo crustáceo (Artemia Salina), que se enquista cuando la salinidad del agua es muy alta. Como hemos dicho, a las salinas acuden muchas aves: cigüeñuela, correlimos, garceta, tarro blanco, gaviota, etc.

 

© 2000 La Verdad Digital.