Rutas a pie y en bicicleta
El Carmolí
 

  Índice
Presentación
Litoral
Formación
Ocupación humana
Fauna y flora
Recomendaciones
Rutómetro
Simbología
 
  Salinas de San Pedro
Playa de la Hita
Cabezo Gordo
Cantarrana
Carmolí
Cabezo San Ginés
Cabezos Sabinar
Cueva Victoria
Cabezo Fuente
Calblanque
Portmán
Islas Mar Menor
 
  Direcciones de interés
Gastronomía
Créditos
 



 
El Carmolí surgió, al igual que el resto de las Islas del Mar Menor y la Grosa, en el Mediterráneo, hace 10 millones de años. Es un viejo volcán de andesita que ha visto pasar ante él toda la historia del Mar Menor. Desde su cumbre divisaremos todo el litoral e identificaremos el relieve por el que discurren todas nuestras excursiones. El volcán ya no tiene cráter, pero sus rocas, muy erosionadas, despertarán la imaginación del paseante, descubriendo cabezas de dragones, leones, perros, etc. Este encantador cabezo ha pagado su tributo con el paso del tiempo, ya que túneles militares para guardar armamento y posteriores urbanizaciones en su ladera norte, lo han degradado hasta casi hacerlo peligrar. También el excesivo pastoreo y la recolección de plantas aromáticas, cogidas sin cuidado, casi lo desertizan. Aun así, su frágil pero diversa flora sobrevive agarrada a las peñas. En su cara noreste los líquenes se agarran a la piedra y la descomponen, convirtiéndola en tierra que servirá de apoyo a otras plantas como los palmitos. Si queréis ver un grupo numeroso de palmitos -la única palmera autóctona- bajad por la cara oeste del Cabezo.
© 2000 La Verdad Digital.