Rutas a pie y en bicicleta
Salinas de San Pedro
 

 

  Índice
Presentación
Litoral
Formación
Ocupación humana
Fauna y flora
Recomendaciones
Rutómetro
Simbología
 
  Salinas de San Pedro
Playa de la Hita
Cabezo Gordo
Cantarrana
Carmolí
Cabezo San Ginés
Cabezos Sabinar
Cueva Victoria
Cabezo Fuente
Calblanque
Portmán
Islas Mar Menor
 
  Direcciones de interés
Gastronomía
Créditos
 



 
Las Salinas de San Pedro, con una superficie de 800 hectáreas, forman el humedal más importante de la Región de Murcia, con varios ecosistemas terrestres y acuáticos de gran valor ecológico, donde conviven gran diversidad de especies de animales y plantas. Las Salinas se comenzaron a explotar ya en tiempos de los romanos y son un claro ejemplo del equilibrio entre el aprovechamiento racional y la convivencia con la naturaleza. Únicamente llegado este siglo el entorno se ha visto amenazado por la presión turística. En el Parque encontraremos diversos ambientes naturales. Primeramente están los estanques salineros, que, antes de que el agua se evapore y cristalice la sal, tienen aspecto de charcas naturales o marismas. En ellos hay una avifauna muy rica. Las dunas y la vegetación arenícola forman un paisaje de gran belleza, bien conservado y con pinares de repoblación que enriquecen el suelo. La costa no está urbanizada y sus playas son muy visitadas para el baño. Más abajo de La Llana, en la Punta de Algas, asoman los Escull, donde canales naturales de poca profundidad mezclan las aguas del Mediterráneo y el Mar Menor. Allí la pesca siempre fue abundantísima y el hombre se ingenió un sistema de canales, hechos con cañas, para capturar a los peces vivos. En esta encañizada existió una de las torres defensivas, la de San Miguel, que fue famosa. En la caseta de información que hay a la entrada al Parque solicitar un folleto de las Salinas, donde aparecen identificadas las especies más características de esta zona.
© 2000 La Verdad Digital.