Publicado en LA VERDAD el
 
 
 



DR. CARLOS MILLÁN GINECÓLOGO DE USP DEXEUS MURCIA Y USP HOSPITAL SAN CARLOS «Hay que saber fortalecer la musculatura pélvica»

Foto
EL DOCTOR MILLÁN, EN SU DESPACHO. / LA VERDAD

El prolapso genital genera incontinencia, entre otras alteraciones

LA VERDAD MURCIA


E l Dr. Carlos Millán, ginecólogo de USP Dexeus Murcia y USP Hospital San Carlos habla de las alteraciones del suelo pélvico y de cómo evitar y mejorar la sintomatología general de pacientes con este problema.

-¿Qué es el prolapso genital?

-El descenso de los órganos pélvicos secundario a la rotura o debilidad del soporte del suelo de la pelvis. Dependiendo del tipo de prolapso la sintomatología es diferente.

-¿Cuáles son sus causas?

-Partos, fetos grandes; la ‘mala calidad’ de los ligamentos, tejido conectivo y músculos de la pelvis; disminución de los niveles de estrógenos, por ejemplo en la menopausia, y presión intraabdominal aumentada como en la obesidad, enfermedades respiratorias crónicas, asma...

-¿Cuáles son los síntomas del prolapso genital?

-Dolor en bajo vientre, pesadez o presión en más de un 90% de casos; sensación de notar un ‘bulto’ en genitales; dificultad, dolor y no satisfacción en las relaciones sexuales; dolores en la zona sacro-lumbar; náuseas, estreñimiento, trastornos de la defecación; dificultades y molestias al caminar o con otros ejercicios físicos, y trastornos urinarios, incontinencia o pérdida involuntaria de orina, alteraciones en la frecuencia miccional con aumento de la urgencia.

Es aconsejable aprender a identificar la musculatura pélvica para poder fortalecerla y evitar así problemas posteriores.

-¿Cómo se puede prevenir?

-Para fortalecer el suelo pélvico y evitar un futuro prolapso es aconsejable durante el embarazo y las primeras semanas posparto practicar ejercicios de contracción de la musculatura de la pelvis y así recuperar el tono muscular.

-¿Qué es la uroginecología?

-Es una subespecialidad encaminada al diagnóstico y tratamiento de los trastornos del suelo pélvico. Cuando hablamos de uroginecología nos hemos referido casi siempre a la incontinencia de orina y al prolapso de los órganos pélvicos por ser los más frecuentes en la práctica diaria del ginecólogo, pero hay que tener en cuenta que es una manifestación más amplia y compleja que incluye incontinencia fecal, alteraciones en el vaciado de la vejiga, dificultad en la defecación, disfunción sexual y dolor crónico. Esto significa que debe ser tratada no como un solo problema sino como un conjunto, y enfocada desde un punto de vista integral. Es importante que estos problemas sean valorados por un ginecólogo experto para poder aportar una solución al problema de la forma menos invasiva posible.

-¿Qué es el suelo pélvico?

-Un conjunto de músculos, ligamentos, tejido conectivo y nervios que permiten el soporte y control del útero, la vagina, la vejiga urinaria, la uretra y el recto. El suelo pélvico puede deteriorarse por partos distócicos, levantar pesos habitualmente, enfermedades crónicas o cirugías previas.

-¿Cuáles son los síntomas de alguna alteración?

-Incontinencia urinaria al realizar esfuerzos, toser o al reír, existiendo a veces un fuerte deseo de orinar; pérdida del control de la retención de heces y escape de gases; descenso de los órganos pélvicos por debajo de la posición normal hacia la vagina notando un ‘bulto’ a nivel de genitales externos y que habitualmente se acompaña de trastornos locales; dolor pélvico, sensación de quemazón u otros síntomas: dolor en la vejiga o en la uretra, y alteraciones y discomfort en las relaciones sexuales.

-¿Es un problema social?

-Al aumentar la esperanza de vida, un elevado número de mujeres vivirán más años y desarrollarán con más facilidad alteraciones del suelo pélvico. Supone unos síntomas desagradables, interfiere en las relaciones sociales, excursiones y en la actividad sexual, pudiendo ser causa de aislamiento social, pérdida de autoestima y depresión.

-¿Qué es la rehabilitación o fisioterapia del suelo pélvico?

-Son ejercicios dirigidos a mejorar la elasticidad y fuerza muscular, incrementar el cierre uretral y prevenir la pérdida de orina. Mediante los ejercicios de rehabilitación mejoran las relaciones sexuales y la sintomatología.

-¿Cuál es la cirugía indicada?

-Durante muchos años se realizaba preferentemente por vía vaginal, practicando histerectomía y arreglando las estructuras del soporte del útero por esta vía. Las últimas investigaciones anatomo-funcionales del suelo pélvico y los avances tecnológicos de la laparoscopia están cambiando de forma acelerada el tratamiento del prolapso genital ofreciendo buenos resultados con la finalidad de restaurar la anatomía normal del suelo de la pelvis y corregir el prolapso si existe. Existen variedades de técnicas y, dependiendo de la causa de la incontinencia, el tipo de alteración del suelo pélvico, el estado físico de la paciente, se combinan procedimientos.

La suspensión y fijación con malla sintética por laparoscopia es un procedimiento que realiza con la práctica de histerectomía si es necesario y fijando la cúpula vaginal al promontorio sacro mediante una malla sintética, prolipropileno; además se fijan a la malla los músculos elevadores del ano, reparando así los trastornos derivados del recto. De esta forma se corrige la incontinencia anal o alteración en la defecación, se trata la incontinencia urinaria, se restaura la anatomía secundaria al prolapso y se preserva la función sexual para mejorar la calidad de vida.

Siempre se considera la pelvis como una unidad con tres compartimentos (anterior, medio y posterior) para que los elementos de suspensión y sostén funcionen adecuadamente; no se corregirá nunca un solo defecto aislado. Se conoce como cirugía avanzada por laparoscopia reconstructora del suelo de la pelvis. Requiere personal experimentado y habilidad del cirujano con experiencia en laparoscopia. El objetivo es que los pacientes con problemas complejos de los tres compartimentos (vejiga, útero, recto) sean referidos a un clínico especialista y/o cirujano para tratar el problema con una sola consulta y un único examen físico. El 20 % de las pacientes requieren procedimientos combinados que se pueden practicar en un solo tiempo operatorio.

-¿Qué ventajas tiene?

-Se consigue una visión con aumento y más directa hacia zonas profundas de la pelvis con acceso más fácil a espacios anatómicos que con otra cirugía son difíciles de abordar. La corrección anatómica es perfecta y los resultados funcionales satisfactorios. La pérdida de sangre es menor, se reduce el dolor postoperatorio, cicatriz mínima, menor estancia hospitalaria y recuperación más rápida.



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es