Publicado en LA VERDAD el 10 de septiembre de 2005
 
 
 



El antes, el durante y el después de la menopausia

M. J. G. MURCIA


Una de las principales causas de que la satisfacción sexual de la mujer a partir de la perimenopausia (periodo anterior y próximo a la menopausia) disminuya es la disfunción sexual. A lo largo de la vida reproductiva de la mujer, hasta llegar a la menopausia, la producción de andrógenos y los niveles de testosterona disminuyen aproximadamente un 50%. Según explica el doctor Palacios, «el 43% de las mujeres en la perimenopausia ya padece disfunción sexual». La palabra menopausia viene del griego Men, que significa mes, y Pausis, que significa desaparición. Es decir, este término se refiere al cese o desaparición de la menstruación, lo que suele ocurrir en torno a los 50 años.

En muchas ocasiones, el concepto de menopausia se confunde con el de climaterio, que, proveniente del griego Klimater (grado o escalera), y Thero (animal), es una etapa de transición en la que desaparecen las menstruaciones, se pierde la capacidad reproductiva, etc., debido a la disminución progresiva de la función ovárica.

El climaterio, que se inicia alrededor de los 45 años y finaliza a los 65, al comenzar la senectud, está formado por tres fases: premenopausia (etapa que precede a la menopausia y que dura de dos a ocho años), perimenopausia (periodo inmediatamente anterior a la menopausia, cuando comienzan las manifestaciones orientativas de que se aproxima la menopausia, y dura como mínimo hasta el primer año siguiente a la menopausia) y postmenopausia (última etapa del climaterio que se inicia al año de la última menstruación y finaliza en la senectud).

La reducción en la producción de testosterona por el ovario se asocia con el síndrome del Déficit Androgénico Relativo (DAR), que conlleva cambios específicos como pérdida global del deseo sexual, disminución de la sensibilidad al estímulo en los pezones y clítoris, disminución de la excitabilidad y de la capacidad del orgasmo, pérdida del tono muscular, disminución de la energía vital, pérdida de vello pubiano y piel seca. «El tratamiento con andrógenos puede ser eficaz para mejorar, entre otros aspectos, la libido, la densidad ósea, la baja motivación sexual, la fatiga y la depresión», explica el doctor Palacios.



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es