Publicado en LA VERDAD el 21 de octubre de 2006
 
 
 



Histerectomía laparoscópica: menos complicaciones quirúrgicas

Foto
XXXXXX. / IMAGEN ARCHIVO L. V.

Esta técnica evita realizar a las pacientes una incisión abdominal

LA VERDAD MURCIA


El desarrollo de instrumental adecuado en los últimos años, así como el mejoramiento de la tecnología, ha hecho posible que los ginecólogos puedan realizar la histerectomía abdominal por laparoscopia. El desarrollo de la cirugía laparoscópica ha sido realmente el paso más importante en la cirugía ginecológica en los últimos veinte años.

Está aceptado mundialmente el abordaje inicial laparoscópico a patología ovárica y tubárica (quistes de ovario, embarazos ectópicos. etc.) y la histerectomía se está realizando cada vez más por esta vía.

Clásicamente, el ginecólogo -a la hora de realizar una histerectomía- puede hacerlo por vía abdominal (70 % de los casos) o por vía vaginal (30 % de los casos). El Dr. Carlos Millán opina que las pacientes en las que la histerectomía abdominal está indicada y la histerectomía vaginal sería difícil de realizar son buenas candidatas a una histerectomía laparoscópica. Esto incluye el 90% del 70% de las histerectomías ahora realizadas por vía abdominal. La vía laparoscópica está limitada en los casos de grandes miomas o grandes masas anexiales.

En general, un peso uterino estimado en 2.000 gramos es mejor abordarlo por vía abdominal, aunque depende siempre de la experiencia del cirujano, siendo posible realizar la histerectomía laparoscópica en la mayoría de los casos.

La cirugía laparoscópica se realiza con 2 ó 3 pequeñas incisiones de 0,5 cm. por donde se introducen los trocares, a través de los cuales se emplea al material quirúrgico y una incisión de 1 cm. por donde se introduce un sistema óptico conectado a una cámara de televisión a través de la cual se guia el cirujano.

Las ventajas de la cirugía laparoscópica son indudables. Su mayor ventaja es evitar la incisión abdominal, la cual generalmente implica un mayor tiempo de hospitalización (4 ó 5 días con la vía abdominal frente a 1 ó 2 días con la vía laparoscópica), y un tiempo de recuperación más prolongado (4 a 6 semanas con la vía abdominal versus 1 a 2 semanas con la vía laparoscópica). Todo esto reduce el riesgo de complicaciones; los estudios muestran que las pacientes operadas por vía laparoscópica tuvieron menos fiebre, pérdida de sangre y transfusiones; y el tiempo de curación.

MISMA ANESTESIA

La intensidad de las molestias postoperatorias también es menor con la vía laparoscópica, cediendo normalmente con analgésicos suaves y el inicio de la dieta normal también se realiza de manera mas rápida que con la vía abdominal. La anestesia empleada es la misma por las dos vías.

Es indudable que la cirugía laparoscópica ha demostrado grandes ventajas sobre la cirugía abdominal o convencional y que puede ser la vía de elección. El cirujano debe adquirir una formación en ambas técnicas e inicialmente si el caso lo permite abordar el caso de la manera menos agresiva para la paciente, que es la vía laparoscópica. La mayoría de las histerectomías se pueden realizar por esta vía en manos expertas. La elección de la técnica debe ser siempre tratada con el facultativo especializado. Por otra parte, la cirugía laparoscópica no excluye la posibilidad de realizar una cirugía abdominal en el mismo acto quirúrgico, lo cual amplía las posibilidades de la laparoscopia como elemento decisorio sobre la vía quirúrgica definitiva.



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es