Publicado en LA VERDAD el 24 de febrero de 2007
 
 
 



La ozonoterapia y su aplicación en Neurología, Oncología o Medicina general

Foto
CENTRO MÉDICO VIRGEN DE LA CARIDAD CUENTA CON UNA UNIDAD DE OZONOTERAPIA SISTÉMICA. / LA VERDAD

Estudios y análisis científicos avalan el uso y el desarrollo de esta terapia en diferentes campos

FRANCISCO JAVIER

HIDALGO TALLÓN

CLINALGIA Y UNIDAD DE

OZONOTERAPIA. CENTRO MÉDICO VIRGEN DE LA CARIDAD

CARTAGENA


Afortunadamente, la medicina evoluciona y los avances en nuevas alternativas de tratamiento son constantes. Desafortunadamente, es natural que haya un impás entre el desarrollo de una técnica y el asentamiento total de la misma en el campo de la medicina. Como ejemplo más flagrante tenemos el caso de la acupuntura, válida durante siglos y avalada ya por estudios científicos de envergadura, pero ausente de nuestros sistemas sociales de salud.

La realidad médica es que grupos de investigadores, en muchos casos muy modestos, trabajan para completar con nuevas opciones nuestros tratamientos.

La distancia entre la investigación médica y la clínica puede justificar el encontrar en publicaciones médicas de calidad, evidencia científica suficiente para tratamientos aún desconocidos, incluso para parte de los profesionales de la salud.

Existe una terapia, como la oxígeno-ozonoterapia ,que si bien ya está bastante popularizada para el tratamiento del dolor relacionado con hernias discales, aún es la gran desconocida en cuanto a su aplicación en otras enfermedades. Realmente se trata de un complemento terapéutico muy eficaz que sin riesgo alguno puede condicionar la buena evolución de una enfermedad a veces dramática.

En los últimos años tenemos a nuestro alcance publicaciones en revistas de prestigio donde se demuestran los efectos de la reoxigenación del organismo, la mejoría del sistema de defensas, la curación de heridas en diabéticos, los efectos beneficiosos sobre enfermos de hígado y riñón, o incluso los resultados en el estudio sobre tumores como el adenocarcionoma de próstata y el cáncer de mama.

Obviamente, la base de la bonanza del ozono hay que buscarla a nivel celular, ya que la ‘reoxigenación’ de las células facilita que puedan mejorar su respuesta ante la enfermedad o incluso complementar el rendimiento de los medicamentos previamente establecidos. Según esto, las aplicaciones clínicas ensayadas son diversas y en campos médicos variados. Existen diferentes aplicaciones en este campo que ya son una realidad, por llevar años de desarrollo en la medicina de vanguardia.

BUENA PRAXIS, DAÑO NULO

Incluso a nivel preventivo, dado que el daño con buena praxis es nulo, se han hecho trabajos demostrando cómo el deterioro celular ante un accidente isquémico (infarto cerebral o cardíaco) se reduce significativamente si ha habido aplicaciones previas de oxigeno médico con ozono.

A partir de ahora, al igual que ocurre en otros centros sanitarios de renombre (Quirón,Teknon,Fundación Jiménez Díaz,Ruber, etc.), en Centro Médico Virgen de la Caridad se cuenta ya con una Unidad de Ozonoterapia Sistémica encaminada, sin perturbar en absoluto los tratamientos que se vienen realizando, a servir de complemento en las más de 200 enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo (aumento de estrés celular, radicales libres).

En Medicina general, mejora la oxigenación en los diabéticos, evitando gangrenas, amputaciones, retinopatías y fatiga. Además de prevenir y proteger en casos de infarto, tanto de miocardio como cerebral. También hay varios estudios que avalan unos efectos espectaculares en enfermedades hepáticas, cardíacas y renales (diálisis). Asimismo, el efecto viricida lo hace muy esperanzador en enfermedades como la hepatitis y el sida, donde es capaz de mejorar sorprendentemente la calidad de vida.

En Neurología, ha demostrado propiedades reoxigenantes del sistema nervioso central, y se han publicado varios trabajos sobre la bonanza de su aplicación en distintos tipos de demencias. También se han presentado buenos resultados en enfermedad de Parkinson, dolor crónico y diversas enfermedades degenerativas.

En Alergología e Inmunología, varios trabajos científicos demuestran su activación del sistema de defensas, lo que lo hace efectivo en enfermedades como asma, psoriasis, dermatitis atópica, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, artritis reumatoide, síndrome de fatiga crónica, candidiasis... Estas enfermedades tienen en común que se producen por una alteración en el sistema inmune, encargado de modular las defensas del organismo.

Respecto a la especialidad de Oftalmología, ha sido publicado un ensayo clínico que demuestra su utilidad en una enfermedad tan fatal como la retinosis pigmentaria, que puede terminar en ceguera. También se han ofrecido buenos resultados en retinopatía diabética, en degeneración macular de la edad y en atrofia del nervio óptico.

En Oncología, muy recientemente la doctora Renate Viebhan, de la Universidad alemana de Tubingen, ha presentado sus excelentes resultados en el seguimiento, durante más de diez años, de una muestra de pacientes con cáncer de mama. La doctora Silvia Menéndez desarrolló en el pasado Congreso Internacional de El Cairo una charla magistral sobre el tema, constatando que, sin ser ninguna panacea, la oxigenación celular es capaz de mejorar las condiciones y calidad de vida de los enfermos, a la vez que puede dañar a las células tumorales.

En Medicina del Dolor, las infiltraciones de ozono, combinadas con el ozono sistémico y con técnicas avanzadas de fisioterapia, pueden limitar enormemente el dolor de enfermedades como hernias discales, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, neuropatía postherpética o diabética, etc. Su aplicación en el tratamiento de artrosis y artritis es la práctica de la ozonoterapia más extendida hoy en nuestro país.



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es