Publicado en LA VERDAD el 24 de febrero de 2007
 
 
 



Abordar los procesos cardiovasculares crónicos

Foto

JOSÉ ABELLÁN ALEMÁN CÁTEDRA DE RIESGO CARDIOVASCULAR UCAM


Los procesos cardiovasculares son en su mayoría silentes durante largos periodos de tiempo mientras se va gestando la enfermedad, es decir, no se detectan si no se aplican medidas diagnósticas sencillas como medirse la tensión o realizarse una analítica de sangre en ayunas. Pero una vez detectado el proceso, por desgracia es para toda la vida, lo que implica una doble intervención médica consistente en intentar modificar estilos de vida inadecuados y poco saludables y aplicar, si no se alcanza un control adecuado, tratamiento farmacológico. Es ahí donde entra el paciente como elemento decisor y vital de su tratamiento.

El paciente debe saber qué es lo que tiene que hacer, cómo lo tiene que hacer y durante cuánto tiempo. Estos procesos no entienden ni de fines de semana, festivos ni vacaciones. El diabético, o el hipertenso, lo son todos los días del año. Por tanto, el tratamiento en estos casos debe seguirse siempre. Los buenos resultados del tratamiento dependen de que se realice un adecuado cumplimiento que en ocasiones no resulta del todo fácil para los pacientes.

Es importante que los pacientes adquieran una adecuada información acerca del proceso cardiovascular, en este caso, que padecen. La educación sanitaria realizada individual y colectivamente es una herramienta que puede ayudar a mejorar el cumplimiento. Pero desgraciadamente no es un sistema infalible. Otro aspecto importante es simplificar los tratamientos por medio de unas reglas sencillas. Unifiquemos las orientaciones dietéticas, aconsejemos el ejercicio de forma adecuada, evitemos prohibiciones innecesarias tan extendidas sobre las que no se tienen base científica de su utilidad. Desaconsejemos, en definitiva, remedios de dudosa utilidad clínica.



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es