Publicado en LA VERDAD el 26 de mayo de 2007
 
 
 



Cirugía mínimamente invasiva para extirpar miomas

Foto

USP San Carlos facilita la vuelta a casa el mismo día de la intervención

ANA C. MARTÍN MURCIA


Muchas de las mujeres que padecen miomas ya no tendrán que sufrir una extirpación quirúrgica del útero o la matriz para deshacerse de ellos. Las tecnologías de vanguardia y los profesionales, cada vez mejor preparados, contribuyen a ello. Aproximadamente el 35% de las mujeres tienen, a lo largo de su vida, uno o varios miomas. De este porcentaje, entre un 15 y un 20% necesitan ser intervenidas. Los miomas, nódulos tumorales benignos que proliferan en el útero, son, normalmente, asintomáticos. «El mioma en sí no produce ningún problema a no ser por su tamaño o localización, puesto que estas circunstancias pueden variar, y es entonces cuando puede producir sangrados, infertilidad o esterilidad, dolor o, en el caso de ser muy grandes, compresión a órganos vecinos como los uréteres o la vejiga», explica el doctor Carlos Millán, ginecólogo de USP Hospital San Carlos y USP Dexeus Murcia.

Hasta hace poco, en el caso de que la paciente tuviera menos de 40 años y todavía no hubiera sido madre, se le quitaban los miomas. Pero si la mujer pasaba de dicha edad, se quitaba el útero con los tumores. Hoy en día, según los síntomas y la localización de los propios miomas, se pueden extirpar a través de una cirugía mínimamente invasiva. La vía más clásica es la laparotomía, es decir, abriendo el abdomen como una cesárea. Pero las nuevas opciones, con tecnología de vanguardia y la preparación de los expertos, permiten llevar a cabo la extirpación de los miomas mediante cirugía endoscópica (que se visualiza a través de un monitor de televisión). En este caso, si el mioma es submucoso (próximo a la cavidad uterina), se realiza por histeroscopia: se penetra en el útero a través del cérvix (vía vaginal) , y desde aquí se extrae el tumor. Pero si el mioma es intramural o subseroso (es más exterior), se realiza una laparoscopia: se localiza el mioma y se extirpa sin abrir el abdomen, realizando dos pequeñas incisiones. Gracias a estas últimas técnicas quirúrgicas, el postoperatorio es mucho más rápido.

En el caso de la histeroscopia, la paciente puede irse el mismo día a su casa. Si se realiza una laparoscopia, se le da el alta al día siguiente y no sufrirá cicatrices, tan sólo un par de puntos.

Existen otros tratamientos aparte del quirúrgico, como el de la colocación de un DIU o un tratamiento médico que, según el Dr. Millán «suele ser poco efectivo porque al final terminas quitando los miomas, igualmente. No obstante, es importante valorar cada caso en particular».El especialista apunta que «no hay prevención» para este tipo de tumores benignos, puesto que dependen de la condición hormonal de la persona. «Unas mujeres tienen tendencia a tenerlos y otras no». Son por lo tanto indispensables e importantes las revisiones ginecológicas para detectar la localización del mioma cuanto antes y poder elegir el tratamiento adecuado en cada caso.

El doctor señala que «por regla general la cirugía mínimamente invasiva, mediante el uso de la endoscopia, permite solucionar el problema en la inmensa mayoría de los casos, y facilitar así a la paciente una rápida recuperación de la intervención e incorporación prácticamente inmediata a su vida normal».



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es