Publicado en LA VERDAD el 29 de octubre de 2005
 
 
 



Tratamientos para combatir el aumento de tamaño de la próstata

Foto
ANATOMÍA DE LA PRÓSTATA Y SISTEMA GENITOURINARIO DEL VARÓN.IMAGEN ARCHIVO LA VERDAD

La mitad de los hombres mayores de 50 años presenta este problema

BERTA GIRAL MURCIA


A partir de la edad media de la vida de los varones, el crecimiento de la próstata es un fenómeno casi generalizado. Se calcula que por encima de los 50 años, el 50% de los hombres tienen aumentado su tamaño prostático, y este porcentaje se eleva al 80% en los mayores de 80 años. Se cree que el crecimiento de la glándula prostática depende de un desequilibrio hormonal. A partir de los 40 años, los testículos tienden a secretar menor cantidad de testosterona. Esta disminución en la cantidad de hormona masculina circulante estimula la producción de factores de crecimiento celular a nivel prostático, originando el progresivo aumento del tamaño de la glándula.

La próstata, cuando crece, obstruye el conducto urinario condicionando el funcionamiento de la vejiga en dos aspectos, por un lado dificulta la capacidad de almacenar orina y perjudica la capacidad de vaciado. Esto puede dar lugar a complicaciones graves como infecciones de orina, retención de orina, sangrado e incluso insuficiencia renal.

Estos problemas cuentan actualmente con tratamientos muy eficaces que permiten que trastornos tan frecuentes como la hipertrofia de próstata tenga solución con tratamiento farmacológico o tratamiento quirúrgico. En el caso del tratamiento quirúrgico con las técnicas actuales, las probabilidades de éxito son de un 70-80%. Con el objetivo de dar una buena calidad de respuesta a patologías como ésta, USP Hospital San Carlos dispone de una la Unidad de Urología donde se realizan las técnicas más adecuadas en cada caso.

El Dr. Castillo, urólogo de USP Hospital San Carlos, comenta que actualmente los tratamientos han evolucionado mucho en los últimos años. Actualmente, las técnicas quirúrgicas son menos invasivas y gracias a su perfeccionamiento, cada vez los resultados son más positivos. El procedimiento de la resección transuretral de próstata (RTUP) con bisturí bipolar aúna las ventajas de la resección convencional, al ser una terapia menos invasiva sin incisión, consiguiendo la desobstrucción eficaz del conducto urinario mediante importantes innovaciones técnicas.

La resección de próstata clásica se lleva a cabo con un instrumento que utiliza la energía eléctrica, pero que requiere inevitablemente una toma de tierra. Este hecho supone que la electricidad emitida por el resector debe pasar a través del paciente, con el consiguiente riesgo de dispersión de electricidad, y riesgo para los tejidos circundantes. Ésta sería la justificación del pequeño número de casos de impotencia sexual secundaria a este tratamiento.

En segundo lugar, la resección de próstata convencional no puede cortar y coagular al mismo tiempo, lo que aumenta significativamente el tiempo de la intervención, limita el tamaño de las próstatas que se pueden operar por esta vía y aumenta el riesgo de sangrado y, por tanto, de transfusión.

Finalmente, la resección monopolar o clásica exige la utilización durante el proceso, de un líquido de lavado específico (glicina) para mantener el campo visual nítido, cuya composición en tratamientos largos puede producir efectos secundarios neurológicos que pueden ser graves (Síndrome post-RTU).



 


 
 
© La Verdad Digital S.L.U.
C/ Camino Viejo de Monteagudo, s/n. 30160 - Murcia.
Teléfono: 968 36 91 00. Fax: 968 36 91 11
lectores@laverdad.es