REPORTAJE SOBRE LA SEQUÍA


          

El precio del agua se multiplica ya por 4 en el mercado negro

El minifundio pasará más sed
VEGAS MEDIA Y BAJA: Los kamikazes del tablacho

La tecnología desafía al desierto MAZARRÓN: Cultivar sin suelo y con el agua racionada por ordenador

El precio del agua se multiplica ya por 4 en el mercado negro

Se necesitan con urgencia tres gotas frías. Razón: cabecera del río Segura. Con los embalses en las últimas, sólo un riego asegurado y todavía en invierno, los agricultores de la Región se enfrentan a un futuro inmediato lleno de nubarrones, por desgracia sólo metafóricos. Este verano puede dejar en pañales la terrible sequía de 1995, en la que hubo restricciones incluso para el consumo humano. 'La Verdad' examina cómo afronta el campo murciano la inminente sed.


 Un jinete vadea el río a su paso por Archena
Con el rebrote del mercado negro del agua como telón de fondo, la primera entrega de este reportaje incide en la situación de la Vega Alta. En otro informe se compara la huerta con los cultivos regados por el trasvase. Y en una tercera entrega, la diferencia entre el secano tradicional de Fuente Álamo y las tomateras alimentadas con agua desalada en Mazarrón.
 


 Textos: CARLOS M. SÁNCHEZ · Fotos: JUAN LEAL y GUILLERMO CARRIÓN


En los meses más duros de la sequía que azotó la Región en los años 1995 y 1996, una de las peores que se recuerdan en el último siglo, los agricultores llegaron a pagar entre 50 y 60 pesetas por un metro cúbico de agua (mil litros) en el mercado negro. Era pleno verano. Este año, a las puertas de la primavera y mientras el Gobierno aún titubea a la hora de emitir el decreto de sequía, los regantes están llegando ya a pagar bajo mano hasta 65 pesetas. El agua del trasvase cuesta 14. La de los pozos entre 25 y 30, dependiendo de la profundidad. La desaladora de Mazarrón cobra a sus socios 37 pesetas. Con los embalses de la cabecera del Segura exhaustos y la Confederación Hidrográfica incapaz de garantizar más de un riego, el futuro inmediato se antoja catastrófico.

Pero unos regantes están en mejor disposición que otros para afrontar la sed. Una de las zonas más desesperadas es la acequia de Archena, un tramo de la Vega Alta que depende del caudal del río. Unas 3.000 tahúllas están siendo ya regadas con agua comprada en el mercado negro. Es agua del trasvase que llega gracias a dos motores de los 17 que hay en la zona. Cuesta unas 30 pesetas el metro cúbico. «No tengo autoridad moral para impedir el mercadeo», reconoce uno de los responsables de la acequia.

 Estado del pantano de Santomera el 20 de abril de 2000


En Fuente Álamo, Valladolises y valle del Guadalentín también se está comprando agua del trasvase, pero sobre todo de pozos. Y a precio de oro: 65 pesetas. Hay que bombearla con motores de 900 CV desde profundidades de 400 y 500 metros, lo que explica en parte el montante de la factura. La otra parte es la codicia de los que venden y la desesperación de los que pagan. Desde Torre Pacheco al Pilar de la Horadada los cultivos están más tecnificados, el riego por goteo está mucho más extendido que en el ramal del trasvase que lleva agua a los campos lorquinos y, en consecuencia, el mercado ilegal sólo ha asomado tímidamente en comparación con las zonas donde se riega a manta.

Los agricultores que dependen de pozos subterráneos en Cieza recuerdan que en 1995 hubo comunidades de regantes que se prestaron dotaciones unas a otras en función de sus necesidades. «Este año no va a poder ser porque va a faltar agua para todos».
La Confederación estudia la puesta en marcha de un banco de agua legal donde ésta se pueda adquirir a no más de 30 pesetas por metro cúbico. ¿Pero qué agricultor podrá ceder su agua a este banco?