La magia de engendrar un hijo
La Verdad Digital  
   Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIALES
La magia de engendrar un hijo
La infertilidad es un problema que afecta a una de cada cinco parejas por eso el Instituto Murciano de Fertilidad trabaja con los medios más innovadores
Foto
QUIRÓFANO. Imagen del quirófano de IMFER ubicado en La Seda /LA VERDAD
El Instituto Murciano de Fertilidad (IMFER) es un centro creado para intentar resolver aquellos problemas que impiden el deseo natural de tener hijos. Debido a tan trascendental deseo, además de desarrollar y aplicar las continuas novedades que se producen en la Medicina de la Reproducción, en IMFER son conscientes del estrés psicológico a que se ven sometidas las parejas.

La Región de Murcia es una de las comunidades autónomas de España con mayor índice de natalidad y sin embargo, la demanda de tratamientos de fertilidad es también muy alta. «Es rara la provincia en la que encontramos un centro de fertilidad por cada 250.000 habitantes como sucede en Murcia», explica el doctor Antonio Callizo, responsable de la clínica murciana.

Normalmente, una pareja que desea tener hijos queda gestante en el primer año de intentarlo. Si no es así, habría que empezar a sospechar de algún problema que lo impide. De esta forma, el 83% consigue quedar embarazada en el primer año. El resto debería acudir a un centro de fertilidad para la realización de algunas pruebas con el propósito de averiguar el motivo en la demora. Se realizan pruebas tanto a los varones como a las mujeres. «Desde que los hombres han tomado conciencia de su papel en este tipo de tratamientos, las cosas han cambiado mucho. En mis más de veintidós años trabajando en el campo de la fertilidad, he visto como, cada vez con más frecuencia, ellos también se sometían a las pruebas», explica el director de la IMFER, Antonio Callizo.

Así, a los varones se les realiza un estudio del esperma o espermiograma. «Conoceremos las características seminales en cuanto a número, movilidad y forma de los espermatozoides», explica el responsable de IMFER.

A las mujeres, por su parte, IMFER les realiza una exploración ginecológica con ecografía. También se les realiza una histerosalpingografía o radiografía de las trompas. «Conoceremos forma y aspecto de la matriz y las trompas, así como su permeabilidad para recoger y llevar el óvulo a la matriz», detalla el doctor.

Se realiza también una analítica hormonal para conocer el valor de las hormonas que controlan la ovulación y el ciclo menstrual.

Además de estas, puede ser necesario la realización de otras pruebas como pueden ser: Biopsia de endometrio, un Test post-coital, una Histeroscopia una Laparoscopia o una analítica hormonal adicional.

Una vez completado el estudio, se valora el conjunto de las pruebas para determinar las posibles causas de la esterilidad, y así aplicar el tratamiento de reproducción asistida pertinente. La aplicación de una u otra técnica va a depender, obviamente, de la causa que origina la esterilidad. «Para la población en general, de tener un hijo a tener dos, es tener el doble, pero de tener ninguno a tener uno, hay infinito», resume el director.

IMFER firmará en breve un convenio de colaboración con el Servicio de Sanidad Murciano que hará que se abaraten los costes de un tratamiento. «Es un problema que puede afectar a una de cada cinco parejas y eso es, sin duda, un dato significativo como para que la sanidad pública se ocupara de ello», explica Antonio Callizo.

Las dependencias de IMFER se están ampliando en la actualidad. «Estamos de obras para crear una nueva sala de recuperación. Con ella podremos atender a más pacientes que en la actualidad», relata Antonio Callizo. El nivel de éxito es muy elevado y en IMFER esperan seguir así.

Entre los tratamientos que se realizan en esta clínica se encuentra la inseminación artificial, la fertilización in vitro, la microinyección espérmica, la donación de óvulos y embriones, el cultivo secuencial embrionario, el diagnóstico genético preimplantacional, además de otras técnicas especiales de reproducción.

Inseminación artificial

El día de la ovulación, el cónyuge entrega una muestra de semen en laboratorio 1 ó 2 horas antes de la inseminación, la cual es procesada para recuperar los espermatozoides móviles y concentrarlos en un volumen pequeño. Posteriormente, mediante el empleo de una cánula se depositan en el útero, evitándoles así el largo recorrido que de forma natural deberían realizar desde la vagina a la trompa, lugar donde se produce la fecundación óvulo-espermatozoide.

Para incrementar las posibilidades de éxito, es habitual estimular los ovarios de manera suave para confirmar la maduración de al menos 1 ó 2 óvulos. Es por ello, que todo el tratamiento se controla mediante ecografías. Así, se conoce el n° de óvulos que se producirán así como establecer el día en que se desencadenará la ovulación. Aún así, las posibilidades de éxito de esta técnica rondan el 15-20% en cada intento. Una vez conseguido el embarazo, una de cada 4 será gemelar.

Para tener garantías de éxito, los profesionales de la clínica IMFER en Murcia deben asegurarse de que la mujer tenga al menos una trompa permeable, y de disponer de al menos 2-3 millones de espermatozoides con movilidad progresiva. No obstante, si se tiran 3-4 ciclos de inseminación no se consigue embarazo, se aconseja pasar a Fecundación in vitro.



Vocento