Utilizar el agua de forma racional es la única manera de garantizar el futuro
La Verdad Digital  
   Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
ESPECIAL DÍA MUNDIAL DEL AGUA - 22 MARZO 2005
Utilizar el agua de forma racional es la única manera de garantizar el futuro
Ahorrar agua es cosa de todos. En las labores domésticas, a la hora de usar el cuarto de baño o a la hora de limpiar la terraza o el jardín, se malgastan mucho litros. El ahorro también se traduce en la factura
Foto
EL CUIDADO DE PARQUES Y JARDINES ES SIEMPRE UN BUEN MOMENTO PARA AHORRAR AGUA. /ABEL F. ROS/ENFOQUE
El agua es un bien escaso y valioso, utilizarla de forma racional es una obligación de todos los ciudadanos, para asegurar a las próximas generaciones un mundo habitable. Por eso es necesario poner en práctica métodos que permitan ahorrar toda el agua que posible tanto en la cocina, como en el baño, como a la hora de recoger o limpiar el patio, la terraza o el jardín. Son consejos muy útiles que pueden llegar a suponer un serio descenso en la factura de agua de cada mes. Además de ahorrar dinero, se realiza un óptimo uso de los recursos hídricos.

Así, en la cocina, cuando sobre aceite (de freír, de latas de atún, etc.) no ha de vertirse por el fregadero, ni el WC, porque resulta muy costoso y difícil depurar esa grasa de los desagües. Es mejor verterlo en un bote cerrado y tirarlo a la basura. Existen alternativas más limpias aún, como almacenarlo y llevarlo a un punto de recogida municipal (punto verde), cuando se tenga una cierta cantidad.

Lavar la fruta y verdura en un cuenco hace que se ahorren diez litros de agua.

A la hora de fregar los platos a mano, no ha de hacerse con el grifo abierto. Es mejor utilizar una pila para enjabonar y otra para aclarar. Si no existen dos pilas, utilizar un barreño.

Usar el lavavajillas sólo a plena carga al igual que la lavadora también supone un gran ahorro de agua.

Baño, casa y jardín

Es preferible ducharse a bañarse, porque se consume la cuarta parte de agua. Colocar un atomizador en la ducha: es un pequeño ‘truco’ que, al agregar aire al agua, da la impresión de aumentar el chorro con menor cantidad de agua.

Son recomendables los grifos monomando. Están diseñados para evitar que goteen y no hay que volver a regular la temperatura del agua elegida si se cierran mientras se lava la cabeza en la ducha.

Reparar los grifos que gotean es algo fundamental. Una gota por segundo se convierte en treinta litros al día.

Revisar la cisterna por si pierde agua. Introducir una o dos botellas en el depósito para reducir su capacidad es uno de los trucos pero, poco a poco, empiezan a comercializarse inodoros en los que se elige si se descarga sólo la mitad de la cisterna o entera.

Tirar de la cadena del inodoro sólo cuando sea necesario puede llegar a ahorrar los 6 u 8 litros que contiene la cisterna.

Dejar el grifo abierto mientras se cepilla los dientes puede malgastar casi 20 litros de agua. Sólo es preciso abrirlo para enjuagarse al principio y al final.

Para facilitar la depuración, no hay que tirar por la taza del váter colillas, tampones, medicinas, ni otros objetos.

Comprar papel higiénico blanco, es mucho más limpio. Se necesitan sustancias químicas, muchas de ellas contaminantes, tanto para fabricar papel de colores como para eliminarlo en las depuradoras. Lo más ecológico es el papel higiénico reciclado.

Cuando se arregla la casa hay que procurar evitar los productos de limpieza más agresivos: entre otros, los limpiahornos, limpiadores de cuartos de baño, de alfombras, desatascadores, desinfectantes, abrillantadores y diversos compuestos amoniacales concentrados. Al verter estos productos por el desagüe, se dificulta enormemente la posterior depuración de las aguas

Usar la escoba en lugar de la manguera es más económico para limpiar patios y terrazas.

Para regar el jardín es mejor hacerlo al amanecer o al anochecer, cuando el agua tarda más en evaporarse. No se debe regar en días ventosos, en que el viento se lleva el agua..

Por regar más no se conservará mejor el césped: la mayoría de los jardines reciben más agua de la que necesitan.

Ahorrar agua está en manos de todos y un pequeño esfuerzo puede suponer mucho de cara al futuro del planeta.



Vocento