ARTÍCULOS DEL ESPECIAL

De pequeña chacinería a líder europeo en elaboración cárnica
Foto
PLANTILLA DE LOS AÑOS SESENTA, EN PLENA FAENA DE TRABAJO. / ELPOZO ALIMENTACIÓN

Su filosofía de crecimiento sostenido está basada en una política de reinversiones sin precedentes en los sectores cárnicos y de alimentación españoles

ALBERTO HERNÁNDEZ ALHAMA DE MURCIA

La empresa ElPozo Alimentación fue fundada en 1954, y durante el presente ejercicio 2004 celebra su cincuenta aniversario. Los orígenes de la compañía se remontan al año 1935 con la fundación de un modesto comercio de charcutería ubicado en Alhama de Murcia, concretamente en la plaza de El Pozo, éste es precisamente el origen de la marca más importante con la que opera la compañía de alimentación.

En el año 1954, Antonio Fuertes Sánchez, fundador de la empresa, con ayuda de sus tres hijos, pone en funcionamiento una pequeña industria chacinera de ámbito local. Esta primera iniciativa se ha ido desarrollando y evolucionando permitiendo que ElPozo Alimentación se sitúe en posiciones de liderazgo dentro de su sector.

De capital exclusivamente español ElPozo Alimentación goza de un importante posicionamiento tanto a nivel nacional como europeo en áreas tan vitales como I+D+i, sistema productivo, Calidad y Tecnología.

Su filosofía de crecimiento sostenido está basada en una política de reinversiones sin precedentes en los sectores cárnicos y de alimentación españoles.

Esta organización sigue manteniendo una filosofía corporativa sencilla aunque ambiciosa y moderada en sus planes de crecimiento. Posee unos recursos propios por encima de los 200 millones de euros, una facturación de 422 millones de euros en el ejercicio 2003 y una plantilla superior a los 2.800 trabajadores en su centro integral de producción. Su capacidad de financiación es una de las más saneadas del sector.

El éxito de ElPozo se basa en el trabajo constante y en el desarrollo de un modelo productivo y de gestión empresarial eficiente que ofrece un aseguramiento de la calidad de los productos que comercializa. El desarrollo de un Control Integral de Proceso (CIP) pionero en Europa, ha dotado a ElPozo de un sistema de trazabilidad productiva que permite controlar directamente toda la actividad: desde la investigación de las necesidades y demandas de los consumidores, las materias primas para la elaboración de piensos, hasta las granjas de cría y producción, la transformación, elaboración, la comercialización y la atención personalizada al consumidor.

Este sistema, único en su clase, permite a ElPozo controlar los aspectos más importantes a lo largo de todo el proceso productivo, con el fin de garantizar la obtención de soluciones en alimentación de calidad, que sean saludables, tanto desde el punto de vista sanitario como nutricional.

Además de ser una de las primeras empresas europeas en la elaboración cárnica integral, la existencia de distintas marcas como Mesana, Frespozo o Almirez, la convierten en una organización de alimentación.

El crecimiento de ElPozo Alimentación ha sido constante, con un balance de crecimiento continuado en los últimos 20 años.

CRONOLOGÍA

Como se adelantaba anteriormente, para datar la fundación de ElPozo hay que remontarse a la época de la Guerra Civil. Corría el año 1936 cuando se produce la apertura de una modesta charcutería en la plaza de El Pozo en Alhama de Murcia. Ya en el año 1954 comienza la actividad productiva de la primera fábrica de embutidos, con una comercialización regional de los productos.

A puertas de la Transición, en 1971, se produce la puesta en marcha del primer matadero frigorífico y sala de despiece. Se empieza a desarrollar, así mismo, la comercialización de productos elaborados y de carnes fresca.

En pleno estallido de la Democracia moderna en la reciente historia de España -año 1979- se produce en el ElPozo uno de los mayores hitos de su medio siglo de existencia -partiendo de la configuración de la marca en 1954-, la inauguración de parte de la actual factoría y comienzo de la gran expansión comercial.

Pero es en la última década del siglo XX y estos primeros años del XXI cuando la firma de Alhama de Murcia más se expande, tanto empresarialmente como en producción y comercialización. En 1992 entra en funcionamiento la nueva planta de jamón curado que supuso una ampliación de 42.000 metros cuadrados de instalaciones y una inversión de 10,8 millones de euros.

En el año 1998 se incorpora al complejo productivo un nuevo centro de preparación de pedidos con una inversión también millonaria, de 11,5 millones de euros.

En las postrimerías del siglo XX tiene lugar la ampliación de la planta de jamón curado y entra en actividad una nueva planta de york (1999); también se asiste a la inauguración del centro logístico con una inversión de 15 millones de euros (año 2000) y una ocupación de 12.000 metros cuadrados.

SIGLO XXI

Si a finales del siglo XX se produce la mayor ampliación de infraestructuras, los primeros años del siglo XXI no se quedan atrás, y a unas mayores y mejores instalaciones le siguen valores familiares como un moderno y completo espacio para su amplia plantilla, así como mejoras en el sistema productivo. ElPozo nunca ha perdido sus orígenes de empresa familiar y aún creciendo no olvidan su idiosincrasia.

Estas dotaciones conllevan mucho espacio físico, por lo que nacen nuevas infraestructuras. Así, en el 2001 -a finales de este ejercicio- se coloca la primera piedra de la construcción de una planta de procesamiento de carnes y productos cárnicos frescos que supondrá una inversión superior a los 95 millones de euros.

En el 2002 se pone a disposición de los trabajadores una nueva sede social, con una inversión superior a los 4 millones de euros.

Las inversiones durante el ejercicio del 2003 fueron superiores a los 43 millones de euros y se centraron en la remodelación de las instalaciones actuales, a la construcción de la nueva planta de procesamiento de carnes y productos cárnicos frescos, a I+D+i y a formación.

Ya en este año 2004 se prepara la celebración del cincuenta aniversario de la compañía, que de una industria cárnica ha pasado a convertirse en una empresa de alimentación. En este ejercicio se invertirán en torno a 40 millones de euros para continuar con el proceso de ampliación del centro productivo.

Así, a día de hoy, ElPozo Alimentación ha pasado de ser una pequeña chacinería a una de las más importantes empresas de alimentación europeas, donde la innovación y su proceso productivo marcan un hito en el sector de su actividad empresarial.