ARTÍCULOS DEL ESPECIAL

Reciplast no genera aguas residuales
Foto
PRESIDENTE. El presidente de Reciplast agradece el premio concedido a la empresa. /L.V.

La empresa dedicada al reciclado de plástico ha merecido el premio a la Hidroeficiencia que concede el Ayuntamiento de Murcia porque depura y reutiliza la totalidad del efluente

M.L.M. MURCIA

La empresa Reciplast, dedicada al reciclado de plástico, ha sido reconocida por el Ayuntamiento de Murcia con el Premio Hidroeficiencia porque en su proceso industrial reutiliza la totalidad del efluente depurado en un circuito cerrado, procedente de aguas de lavaderos, así como del secado por centrifugado de plásticos.

Desde que en 1978, Reciplast se pusiera en marcha como industria de reciclado de materias plásticas y gestor final de residuos plásticos ha realizado un constante esfuerzo por la implantar nuevas tecnologías con el fin de aumentar el rendimiento y la reducción del gasto energético.

Para conseguir ese objetivo, la empresa instaló una estación depuradora de aguas residuales que se puso en funcionamiento en enero de 2000. El ingeniero y apoderado de Reciplast, Ginés Martínez, explica que se trata de «un sistema de depuración físico-químico de última generación adaptado a nuestras condiciones de trabajo y características de las aguas residuales que se generan en el proceso productivo».

La gerencia de Reciplast decidió instalar este sistema de depuración de efluentes porque «observamos que la cantidad de agua que se dejaba perder por el alcantarillado era importante y comprobamos que con la tecnología de depuración que nos ofrecieron podríamos volver a utilizar el agua ya depurada».

Después de tres años y medio de funcionamiento, la estación depuradora de Reciplast alcanza un nivel de tratamiento de 2.500 m3/ año, aunque esta cantidad puede variar en función de la producción. Martínez indica que «el total de agua depurada es para uso en la propia industria en el proceso de lavado del plástico». Esto supone que Reciplast ha reducido el vertido industrial en un 100%, ya que con este sistema «no se vierte ningún agua industrial al alcantarillado».

El beneficio que aporta Reciplast al medio ambiente no se limita sólo a la eliminación de aguas residuales sino que al ser empresa dedicada al reciclado está dentro del círculo de protección ambiental, llegando a cerrarlo, ya que trata con residuos plásticos. «Los transformamos y los volvemos a poner a disposición de la industria para la fabricación de otros productos». Esta empresa cierra completamente el círculo de reciclado y gestión de residuos de otras empresas, fabricando materiales que pueden reutilizarse en otros procesos productivos, como pueden ser en aplicaciones agrícolas, conducción de agua, envases y embalajes, construcción, etc.

Además, el apoderado de la empresa afirma que «también seleccionamos y tratamos nuestros propios residuos para que sean gestionados por otras empresas especializadas».

Para continuar con esta política ambiental, Reciplast proyecta implantar «sistemas para el ahorro energético y la utilización de energías renovables que palien la utilización de la energía eléctrica convencional», anuncia Martínez.

En la actualidad la compañía cuenta con una plantilla de 21 personas.