ARTÍCULOS DEL ESPECIAL

Dulces navideños con morisca raíz
Foto
LOS ALFAJORES SON UNO DE LOS PRODUCTOS MÁS DEMANDADOS POR LOS CLIENTES/ A.F.R/ENFOQUE

Con harina floreal, almendras y miel, se hacen ricas dulcerías de mística conventual

M. DE LA VIEJA MURCIA

La nómina de dulces propios de la Navidad se alarga generosamente en las tierras murcianas. La tradición árabe de amalgamar harina floreal, con huevos, almendras y miel, en infinitas formas, se ha mantenido a través del tiempo, acrisolándose en los conventos : mazapanes, suspiros, y orejas de fraile entre otras especialidades de mística monjil.

En la huerta de Murcia y en las tierras altas, proliferaron los llamados hornos morunos de redonda tripa, donde las mujeres cocían sus amasijos de Pascua, convertidos en tortas, mantecados, rollicos y cordiales, que luego se conservaban en ollas de barro, para que no se pusieran duros y fuera del alcance de la chiquillería, para que no se dieran un atracón.

El boniato y la calabaza, han sido sabiamente empleados en las reposterías navideñas. Son tradicionales de la huerta, las tortas de boniato, el boniato en dulce y también la pasta de boniato utilizada como relleno. La pulpa de la calabaza convertida en el llamado cabello de ángel, por sus dulces hebras doradas, se utiliza para rellenan cordiales y pastelillos.

Los aromas de los dulces murcianos tienen también su propia sinfonía, a base de canela y ajonjolí almendras tostadas y bergamoto.

El alfanjor, de fuerte raigambre morisca, compite con los mantecados, y tortas de pascua. La torta de pascua es el dulce navideño más popular y típico, y, dependiendo del lugar en el que se consuma, tiene múltiples variantes. Básicamente se trata de un masijo de harina y azúcar, en el que se entremezclan piñones y almendras con granos de matalahuva o anís.

En las llamadas tortas de recao, se amasa la harina con las almendras picadas, zumo de naranja y anís seco, añadiendosele aceite requemado a media temperatura. Se les da la forma y se colocan unas almendras enteras por encima. Tras hornearlas, se recubren con miel.

Otra variante son las llamadas tortas de ‘repizco’. Llevan además de los llamados ‘repizcos’ una cobertura a base de almendras y azúcar.